miércoles, 3 de noviembre de 2010

La FIL que se nos viene.

Tienen que ir. Este año, de plano, tienen que ir. Aprovechen que no voy a estar yo ahí todos los días, recorriendo sus pasillos, oliendo sus páginas y sus tintas, deleitándome en sus conferencias, esforzándome por hacer preguntas inteligentes para elaborar artículos idiotas. No, ya lo dije, y con el dolor de mi corazón se los confirmo mientras ustedes quitan esa cara de albañil que compró la concha y le dicen que se acabó la Pepsi: este año, y para romper la rachita de tres consecutivos, no voy a cubrir la Feria Internacional del Libro en Guadalajara como periodista.
.
Caigan truenos y centellas. Lluevan meteoritos. Elba Esther Gordillo se ponga guapa. No voy, no voy y no voy. La razón es igual de simple que dolorosa: este año, por afanes meramente profesionales, he tenido que dejar el periodismo de ladito -no en el sentido sexual del término-, y mis horarios laborales como cajero general no me permiten más que un día de descanso a la semana que, sin duda, destinaré a la Feria. Punto, fin. Dejen el trauma de lado y supérenlo. Es en mi vida un momento de stand by -no, no viene Los Ángeles otra vez, pero se me quedó lo pochito del año pasado-, y la FIL también sufrirá la pausa.
.
He de vivirla, pues, como cualquier otro habitante de esta ciudad de cúpulas y camioneros: iré un sólo día, compraré dos o tres libritos, medio entraré a alguna conferencia si el tiempo me da lugar, y me tomaré la foto con algún escritor famoso desprevenido -mi experiencia me indica que vendrán Paty Chapoy, Ponchito y Brozo, que ya parecen Corín Tellado de lo mucho que publican-. Haré que Fernanda Familiar o Carmen Aristegui, o las dos, le autografíen su boina a Mi Ojosh -"¿y mi boina por qué, uleras?", preguntará el dueño de mis quincenas, que a estas horas no está haciendo otra cosa que servir cafés-, y compartiré con él medio bagette del nabo. Y ya. Luego me iré a mi casa, me tumbaré en mi camota de mil colores -no es una cama gay, aclaro-, y me tragaré media pizza de microondas y me zamparé medio bote de refresco, haciendo lo posible por desengentarme.
.
Pero como sé que ustedes no son como el tapatío regular -sentí ñáñaras pensando en el tapatío regular-, y sí apagarán la tele para dejar de ver a Lagritaca y a Costel haciendo estupidez y media, y se lanzarán a la Expo a llenarse de letras, libros y kilómetros caminados, les voy a pasar una síntesis veloz, como ya es costumbre año con año en este Baile, de lo que van a poder ir a ver en al FIL si se animan, se ponen las pilas, y les entran ganas de dejarse seducir por los libros y su tropical encanto.
.
Para empezar, dejamos atrás el spanglish y le damos con todo al español con nuestro invitado de honor 2010. Castilla y León, región de España que vio nacer al idioma que usted, yo, él, aquél, fulano, sutano y perengano hablamos, pisa la FIL en esta ocasión para darle a la más grande fiesta de las letras en nuestra lengua , un poco de historia, un mucho de tradición, yo otro tanto de literatura.
.
La región invitada de honor va a traer harto vino, y lo va a degustar en una vinoteca que, nos tienen prometido, estará en su pabellón. Académicos de la lengua darán conferencias y charlas sobre nuestro idioma, plantearán sus orígenes y, quizá lo más importante como hablantes actuales, analizarán sus posibilidades, sus limitaciones y sus pasos rumbo al entorno cambiante de los años venideros. Habrá un encuentro de estudiantes de Salamanca, la universidad más antigua del mundo, y una plática sobre Miguel Delibes -ya iba a poner "con", y que me voy fijando que el académico de la lengua murió en marzo pasado-, que para que ustedes se vayan enterando, fue uno de los más aferrados defensores modernos del español.
.
Habrá encuentros sobre gastronomía y literatura -porque los castillanos, así como escriben bonito, cocinan y producen unos quesos y unos vinos que se les van a caer a ustedes los dientes de tan fino bocado-, y presentaciones de libros, lecturas de poesía, remembranzas del camino de Santiago, la peregrinación católica más famosa del mundo hispano, y bien mucha -?- fiesta.
.
En cuanto a lo de diario, ya se lo saben de memoria, pero de todas formas les antojo el menú: habrá presentaciones de libros, mesas redondas, encuentros y congresos, premios, FIL niños, muestras de danza, exposiciones de arte del país invitado de honor, un pabellón que, espero, estará bien 'ingón, y mucha, mucha gente. ¡Qué bueno que para eso también sepamos reunirnos! Miren que el boleto de entrada, que además ya se está vendiendo en preventa al módico precio de 10 pesos, sale mucho más barato que el del Estadio Chivas.
.
Este Baile les pasa sus favoritos: no falten a la conferencia "Lo que dicen las palabras", con el siempre simpático y correcto Alex Grijelmo, al homenaje a Tomás Eloy Martínez, premio Rulfo que tuvo este año el mal tino de abadonar el barco a medio viaje, a la entrega del premio Fil de Literatura en Lenguas Romances -que este año es para Margo Glantz, ya antes Premio Sor Juana, dedicada investigadora y novelista sobre asuntos de género-, a la entrega del Premio La Catrina al caricaturista El Fisgón, al homenaje a José Lezama Lima, gran literato cubano, y, si gozan del cine, a la charla El Placer de la Lectura con Guillermo Arriaga, guionista favorito -mejor guionista que escritor- de Iñárritu -¿es Iñárritu o Iñarritu?- hasta recientes filmes.
.
Si tienen abuelitos, o son ustedes ídems, no dejen de ir a las actividades que, por primera vez en su historia, la FIL organiza para nuestras cabecitas canas, desde presentaciones de libros hasta talleres -es como FIL niños, pero para más grandecitos-. Y si las muertes de tantas mentes deslumbrantes los cimbraron este año lamentable, tampoco falten a los homenajes que a Carlos Monsiváis y a José Saramago harán los más supremos dueños del planeta: los lectores, y en los cuales figurarán nombresotes como los de Sergio Pitol, Braulio Peralta y Pilar del Río, traductora y esposa del ídolo de las letras portuguesas.
.
Y si andan ustedes muy ortodoxos -Doña Mago sí va-, no falten a la reunión de las 22 academias de la lengua española que en el marco de la FIL presentarán su gramática renovada -dónde, espero, se incluyan términos como "cuchiplanchar" y "colofox"-, su ortografía y sus diccionarios panhispánico de dudas y de mexicanismos y americanismos. Históóóórico, señores, históóóórico.
.
Para los fanseses de Aristóteles Sandoval, ¿qué creen? Ta ta ta ta chaaaan. Pues sí. El ajonjolí de todos los moles, el Peña Nieto provinciano de pacotilla, estará en la FIL en una charla sobre la alternancia política en Guadalajara, en la cual, bravos, loas y aplausos, andará también rondando el inigualable José María Muriá, historiador de estas tierras de torta ahogada y Macrobús.
.
Y como ya sé de qué pie cojean -con "e" intermedia, ¿eh? Tampoco se me alebresten-, y que por más que se las den de eruditos y cultos son harto faranduleros y su placer culposo es tomar la Tv Notas en la antesala del doctor y chutarse dos o tres chismes -cuando no se la esconden en el bolsillo y se la llevan a casa para espiarla antes de dormir-, sé que les caerá bien saber que vienen El Hijo del Santo, Mara Patricia Castañeda, Cuauhtémoc Cárdenas, Consuelo Duval, Guadalupe Loaeza y Martha Carrillo.
.
Nos vamos a enfilar todos, y pobrecito el que se quede rezagado. Ya les dije que hasta yo, que este año me veo obligado a bajarle al fanatismo y darle sólo un espacio a la FIL en su semana, me voy a desprender de mi mundo de números y cuentas, voy a tomar de la mano a mi cobija de chinos y ojos, y lo voy a retacar de letras hasta que ya no quiera sopa -?- Hagan ustedes lo mismo. Vayan. Acompañados, solos, una dos, siete veces. Del 27 de noviembre al 5 de diciembre tienen ustedes su cita anual con los libros. No los vayan a dejar plantados. Miren que con lo mal que anduvo la economía, andan medio sensibles y llorones. ¡Vamos! ¿Qué nos cuesta? Yo les doy para el camión -de redilas-.
.
¡Salud!
Faltan 25 días para la Feria Internacional del Libro en Guadalajara. Castilla y León, invitado de honor 2010. Ayquir.

1 comentario:

Wendy Piede Bello dijo...

¡La fiesta de la lengua!
Espantasuegras, trompetitas y palmadas. Yo alcancé cuatro ediciones con gafete, esta ya no, además mucho trabajo y mucha tarea me impedirán disfrutarla como sem erece, y como me merezco. Ni modo.