martes, 28 de septiembre de 2010

El Judío Errante.

No sé a ustedes, pero a mí me está llegando la impresión de que las cosas se están poniendo feas. Desde el debate en torno a la posibilidad de que una pareja homosexual adopte en cualquier parte del territorio nacional –que es territorio Telcel-, hasta la riña entre el gobierno del Estado –ya les dije que no es él, que no tiene la culpa con toda su honorable institución, sino el (seudo)gobernador, Emilio “La Monja” González Márquez- y la Univrsidad de Guadalajara –tampoco es ella, sino la mafia que opera en su interior, orquestada por Raúl Padilla López-, a mí se me van juntando las razones para declarar, firme y convencido, cual AMLO antes del “fraude” –Luis Mandoki lo dijo, así que todos a creer que lo que hubo fue fraude y chitón-, que nos estamos volviendo locos.
.
Cuando Macondo estaba a punto de desaparecer, según el narrador –o alguno de ellos- de García Márquez en Cien años de soledad, ándenle ustedes que ronda por las calles del poblado convertido en ciudad el mítico personaje del Judío Errante, asquerosa criatura no sólo por su aspecto físico, sino por la maldición que pesa sobre su alma, condenada a vagar por todas las civilizaciones de la historia anunciando su final. La fórmula es así de sencilla: si es usted una civilización y ve usted al Judío Errante asomarse a la ventana, patitas pa’ qué las quiere. No sé si México por fin le dará descanso, pero el asunto se está poniendo tan surrealista que el equipo de investigaciones especiales de este Baile, integrado por informantes que poco a poco se han ido ganando mi respeto y admiración –que no su sueldo-, ha determinado hacer una lista de sujetos que, por sus características abominables, pero sobre todo por su propensión a anunciar el caos y atraer la barbarie, bien podrían ser la representación del Judío Errante –nota cultural: mis informantes me indican que en realidad el mentado hijo de Sión es una metáfora de la cultura popular relacionada con la propensión, triste, lamentable, pero históricamente verificable, del Pueblo de Israel a vagar por el mundo en busca de su “tierra prometida”, lo que también nos lleva a suponer que Dios es o priísta o constructor de casas Geo, porque en prometer paraísos se le va la vida-.
.
El Cardenal Juan Sandoval Íñiguez. Llegó en un momento convulso no sólo para la opinión pública, sino para el Arzobispado de Guadalajara, tras el sangriento asesinato de su predecesor, Juan Jesús Posadas Ocampo, acribillado a las afueras del Aeropuerto Internacional Miguel Hidalgo, en esta misma urbe de rosas y cruces. Y no bastándole semejante piedra sobre su presencia, el todavía verde arzobispo se dio a la tarea de enfrentar a cuanta autoridad, eminencia o teoría se presentara frente a sus ojos intentando explicar el acontecimiento. Nada tonto: se inmiscuyó tanto en las investigaciones que terminó siendo parte esencial de la presencia del panismo en el gobierno estatal, ícono de los reflectores y favorita voz para lo que de opinar se tratara. ¿Se pretende legalizar la interrupción del embarazo en las primeras doce semanas de gestación?, ¿se quieren traer los Juegos Panamericanos a Guadalajara?, ¿Gloria Trevi mató a su hija Ana Dalai en Brasil?, ¿murió María Félix?, ¿a Chuchita la bolsearon? Faltaba más. Háblele usted al Cardenal, déjalo que diga cuanta tontería le vengaa la cabeza, y ponga su declaración en primera plana. El señor –es un decir- se ha superado paulatinamente a sí mismo en el arte de decir tonterías, y hasta ha llegado al honroso –por lo sorprendente, que no por lo respetable- extremo de conseguir que muchos adeptos a sus fauces de tortuga –esto es mero acto imaginativo, creativo, no un ataque frontal hacia su poco estética figura- organizaran una marcha cuando la justicia federal pretendió llamarlo a declarar sobre su participación con el crimen organizado y su relación con importantes miembros de cárteles y grupos delictivos. Don –es otro decir- Juan consiguió que la justicia lo exonerara, que los justos le temieran, y que los católicos lo creyeran inocente. El drama de la opinión pública en su máxima exposición, y con sus mejores resultados. Ahora, con el dilema de la aprobación de la Suprema Corte de Justicia de la Nación a las reformas hechas en la capital del país en torno a la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo y su opción a adoptar, ha levantado de nuevo la voz y otra vez ha instado al pueblo al levantamiento, asegurando que todo buen cristiano debería luchar porque ni “maricones” ni lesbianas afecten la pobre salud de los huérfanos y huérfanas –es que el asunto también lleva connotaciones de género, pues- que pueblan este país de padres desvergonzados y sementales inconcientes. Desde el púlpito, a don Juan le gustaría ver caer no sólo a homosexuales, lesbianas y críticos reaccionarios, sino también, de paso y para que no falte el drama y el exceso de la ópera wagneriana, a justos, fieles, pueblos y ciudades. Total, si ya vamos a jalar el inodoro, que se vayan todos y quede yo solito.
.
El presidente Felipe Calderón Hinojosa. Ya los vi desfallecer, como el rostro de Juan XXIII cuando leyó la tercera confesión de Fátima. Ahora sí se nos viene el mundo encima, saldrá la bestia de seis cabezas y vamos a quedar como tacos de barbacoa que llevan seis horas en el comal. “Éste hombre, que ha sido de extrema derecha toda su vida, ligado al clero más enardecido, a la cúpula más yunquista del PAN, a Provida, la Asociación Nacional de Padres de Familia y a Farmacias Guadalajara, ¿viene ahora a comprometer todos sus ideales y creencias para juzgar al presidente de la república al que ha apoyado y defendido en cuanta entrada se le ocurre mencionarlo? Ya estuvo que nos fritangueamos todos”. Es cierto. Historiadores y críticos de este Baile se darán cuenta de que, si el enfrentamiento es entre Andrés Manuel López Obrador y Felipe Calderón –en eeeesta esquiiiina-, definitivamente mi bueno es el panista, cuya presidencia ha estado marcada por la violencia, el desacuerdo y el desapruebo público. Ésa es precisamente la razón por la cual, pasado el tiempo, la evaluación que ha hecho el Baile de la Coma sobre el gobierno calderonista ha sido más dispuesta hacia lo negativo que otra cosa. No creemos en la guerra contra el narcotráfico, y mucho menos creemos que estemos ganándola, o en la posibilidad de ganarla. No creemos que sea un medio legítimo de legitimar lo ilegitimable, y no nos parece que la opinión pública esté en el bolsillo del presidente desde que la emprendió contra una mafia que sí, es cierto, nunca había sido atacada tan de frente, pero sí, también es cierto, nunca había derramado tanta sangre como los últimos cuatro años. Por su capacidad de llenar las calles de balas y policías cuyo conocimiento en torno a derechos humanos es nulo, si no es que imposible de obtener, Calderón es otro fuerte candidato a ser el Judío Errante en esta nación que, de flores y fiestas, ha tenido que verse achicopalada entre granadazos, decapitados y narcomantas.
.
El coloso del Zócalo. Nadie sabe todavía quién demonios es. Blanco de pies a cabeza, está lejos de la tez mestiza o indígena, criolla siquiera. Viste entre insurgente y hippie, así que pocos pueden identificarse con él en ideología, modos o modas. A mí me gustó su bigote, pero ya pocos mexicanos se sienten vinculados con el charro, el macho o la relación, antes unívoca, entre vello y virilidad. Es muy alto para ser Madero, y muy guapo como para ser Porfirio Díaz. Si su creador hablara, seguramente nos diría que es todo y nada, un mexicano y ninguno. En pocas palabras, es lo que es nuestro país, una sola identidad, aunque fragmentada; indisoluble, pero también imposible de mezclar. Estamos fritos. Imaginando opciones, a mí se me ocurrió que el coloso podría haber sido un mono extraído del arte mexicano postrevolucionario, con sus facciones duras, sus manos cuadradotas, sus ojos de piedra. Pero no. Quisieron ponerse filósofos y, en medio de una ceremonia bonita y lujosa –y costosa, canalizaron la atención, que bien podría haberse situado en una reflexión honda y decidida sobre qué somos y a dónde vamos como pueblo bicentenario, en cuestiones y chistes sobre quién demonios era ese mono de diez metros de altura. Fin de los centenarios. Triste fin de una celebración que tuvo el poder de proyectarnos y se quedó en show holliwoodense, video de Michael Jackson, aspirante a récord Guinness.
.
Y si éstos tres no los satisfacen, hay muchos más: Juanito, Emilio “La Monja” González Márquez, Emilio Azcárraga Jean, et al. Hay de sobra. Todo aquel que ostente el poder, tenga acceso a los medios y sea medio ridículo, o posea afanes de revolución aparentemente defendible, anda de Judío Errante. En bien de nuestra patria, este Baile propone inaugurar hoy día una campaña en oposición a Iniciativa México –tenemos oposición hasta en el presupuesto. A nosotros no nos apoya ni Canal 7-. Se tratará de Proponga a su Errante. Un blog. Mucho tiempo libre. Mucha gente ociosa. Mucho líder medio sonso. Ningún peso –no porque no los tengamos, sino porque no los queremos dar a una labor inútil que es encontrar inútiles en este país que los tiene hasta por debajo de las sillas presidenciales-. Proponga a su errante. Díganos quién cree que nos llevará a la goma, tome su mazapán de la Rosa y, si le atina, se queda con el inútil y con el mazapán –bueno, puede tirar al inútil-.
.
¡Salud!

3 comentarios:

Wendy Piede Bello dijo...

Qué mello, amí que me lo cuenten, yo no quiero ser testigo del apocalipsis.
Mientras tanto, emite tu gentil voto: http://www.talenthouse.com/creativeinvites/preview/ab153ce7285a73efb05ba752afebb8b7/128 y contribuye a nuestro triunfo.
Gracias.

Iniciativa México dijo...

IMx busca convocar a los mexicanos a reflexionar sobre nuestro país: generar discusiones profundas, propiciar acuerdos, rescatar y difundir la labor de aquellas personas y organizaciones que, desde el anonimato, han estado trabajando a favor de México. Da seguimiento a los proyectos finalistas: www.iniciativamexico.org

Joel Bustamante dijo...

A mí solo me resta decir, buenísimo blog!!!! Buenísimas estradas!!! Ha y qué onda con el Coloso?, Mis preguntas son, quien chihuahuas es? Donde nacio? Quienes son sus padre? Osea? En fin. Hay no, no no.. (jajajaja).
Nota: Hoy por la mañana vi en las noticias una imagen del tipo ese- Coloso tirado en el patio de unas oficinas de gobierno. (jaja) que más da, nosotros pagamos. (jajaja)

jB-.