domingo, 9 de mayo de 2010

La calor.

¿Por qué malditos mazapanes acedos existe el calor? ¿Alguien se ha preguntado alguna vez por qué si el estado natural del ser humano es más cercano al frío, la naturaleza nos ha regalado meses como este de mayo que estamos apenas sobrellevando en calidad de huevos fritos sobre el asfalto? El equipo de investigaciones especiales sobre temperatura elevada de El Baile de la Coma, así como algunos de mis informantes, ya se han puesto las pilas y, tras mucho no hacer nada, han postulado cuatro teorías sobre la existencia del calor que ya han puesto a pensar a científicos de todo el mundo -eso de "todo el mundo" es un decir; ¿o acaso han sabido de algún caso en que se mencione "todo el mundo" y que realmente se incluya a tooodo el mundo?-
.
Sobra decir entonces que este calorcito endemoniado que estamos viviendo me tiene francamente disgustado. Le veo la razón al frío extremo, la maravillosa lluvia y hasta el sol brillante, pero el calor nomás no me lo explico. Leyeron bien: en El Baile de la Coma estamos a favor de que la estrella más grande del Sistema Solar brille como le dé su gana -¿tendrá gana el sol?-, pero lo que no nos parece es que al brillar nos ponga en predicamentos tales como dejar la mezclilla y utilizar las penosas bermudas, o ver al vecino de enfrente salir a regar su cochera en camiseta sin mangas con leyenda de "Fueron a Guayabitos y nomás me trajeron esta 'inche playera".
.
Teoría nomber uan: a Dios se le ocurrió el calor porque no había nada mejor que inventar. Mis informantes, alelados también por el calor, señalan que existen altas probabilidades de que el calor existe porque Dios terminó su creación el día seis y le quedaron todavía ganas de hacer algo productivo. "Ya sé", pensó, "hagamos algo para que el hombre que acabo de crear se fastidie cada año, y así de paso ya no me preocupo en inventar las riñas callejeras, el aire acondicionado y el hielo en cubos, cosas que vendrán con el calor como por añadidura". Y voilá, habemus hot.
.
Teoría nomber tu: se trata de una conspiración internacional de las principales marcas de agua para levantar sus ventas en verano. Aceptémoslo: nadie bebe agua en Navidad. Salvo las suegras gordas y las abuelitas diabéticas -y a veces ni ellas-, nadie prueba el agua cuando es tiempo de frío. Ante semejante bache en ventas, Bonafont, Ciel y Santorini se han de haber roto la cabeza pensando qué inventar para subir la compra de sus productos. A doña Mago, que mañana festejará el diez de mayo y ya está planeando pozoliza y concurso de camisetas mojadas -la mamá más sexy se gana una estampita de San Conscupicio, el patrono de las labores setsuales-, todavía no le cabe en la cabeza la idea de que el agua se venda en botellas, "cuando lo más normal del mundo es que uno pida un vaso con ella y se lo den". Tiene razón, pero para su época. Hoy pedir un vaso con agua es arriesgarse a recibir un cargo en la cuenta hasta por cinco pesos -más impuestos-.
.
Teoría nomber tri: el calor es producto del calentamiento global. Aquí mis informantes se lucieron: como estuvieron viendo Una verdad incómoda todo el fin de semana, creyeron esa teoría ridícula de que, si hoy hace más calor sobre la superficie terrestre, es porque la atmósfera es cada vez más inhóspita debido a los altos niveles de contaminantes que la agobian. ¡Por favor! ¡Habráse oído semejante barrabasada! ¿Ahora resulta que desechar plásticos no biodegradables y utilizar aire acondicionado y aparatos productores de gas es causa de contaminación? ¡Qué bárbara! ¡Qué atmósfera tan piqui tenemos, de veras! No aguanta nada. (No, ya en serio, dejen de pedir bolsas cada que vayan al súper y usen el carro cuando sea estrictamente necesario. Si no, el próximo año vamos a poder asar carne en nuestros cráneos asoleados.
.
La cuarta teoría la omitiremos. Nuestros informantes tenían tanto calor cuando la crearon que incluye tanta sangre, orgías, desnudos explícitos y lenguaje obseno que fue clasificada como "D" por Segob y nos evitaremos la pena de ser sancionados por pasarla al aire. Ahí rebúsquenle, al cabo que seguro debe haber muchas teorías, igual de lanzadas que éstas, que comprueben una vez más que el calor, sea un invento o un accidente de la naturaleza, es de todas formas un mal sueño.
.
Mientras todas estas teorías son aceptadas por los más altos círculos doctorales de la ciencia y la tecnología -?-, mis informantes y yo estamos como pollos en rosticería, nomás dando vueltas como idiotas y bañándonos en nuestros jugos. Por si o por no, tomen mucha agua y manténganse en la sombra. ¡Qué calor!
. ¡Salud!

1 comentario:

Wendy Piede Bello dijo...

Exacto: ¡salud!, con esta sed.
Un arma de doble filo del calor es la poca ropa, se encuentra uno con cada cuerpo :P y con cada cuerpo :S.
Ponte bloqueador solar 20 minutos antes de salir del trabajo para que el trayecto de ahí a la escuela no te queme el sol.