lunes, 24 de mayo de 2010

Desaparición.

Hágame usted el recochino favor: al ex senador panista Diego Fernández de Cevallos se le ocurre desaparecer días antes de que sus correligionarios celebren una asamblea nacional en la Ciudad de México, lo que se prestó a que los discursos de los agremiados, que versarían sobre la friega que les han puesto a lo largo y ancho de la nación en elecciones intermedias al PAN -todo México es territorio -, dieran mágicamente un vuelco y se aplastaran en el asunto monotemático del "jefe Diego" desaparecido -fue a la tienda por puros, y ya no regresó-.
.
Así que todas y todos subieron a la tribuna y, lejos de reconocer derrotas y jalar orejas, hablaron de lo lindo que se veía el jefito Dieguito con su barbita, de lo caro que le salía el vicio -si conoce usted alguna imagen de video en que no salga con su tradicional puro en la mano, consérvela: en unos años, será patrimonio nacional-, de lo mal que hacen esos señores de la mafia mexicana -lo de mafia es un decir- en andar por la vida nada más viendo qué chivo agarran para bajarle los billetes -¿un senador millonario? ¡No!, son ideas que le tienen a los pobres servidores públicos-, o presionar al gobierno para que deje, de una vez por todas, de hacerse menso persiguiendo bandas para salvar la honra -todavía recuerda uno esos tiempos en que al presidente se le respetaba por eso, y no por tener la calle llena de encapuchados que uno no sabe si están del lado de los buenos o del lado de los malos (el equipo de informantes de El Baile de la Coma sigue sin averiguar si hay buenos siquiera)-.
.
Y llovieron vivas y hurras para el más estrafalario de los panistas vivos. Lo tildaron de héroe nacional, mártir, representante epopéyico de la democracia y el Estado de Derecho -que a estas alturas va bien chueco-. Hubo incluso una viejita que pasó una canastita azul para que todos donaran llaves para hacerle su estatua -ya tiene un espacio en el atrio de la Basílica de Guadalupe. Fuentes cercanas al recinto informan que lo van a poner haciendo "cadenita" para pasarle las rosas de Juan Diego a la Vírgen-. Felipito Calderón -ash- mandó sus más atentos deseos de fortaleza a la familia de Fernández de Cevallos, incluida su famosa novia, de la cual podría ser abuelito de los de toma el llavero y enséñame tu ropero. César Nava, que cada vez es más invisible, se limitó a apoyar las palabras de Calderón -ash, de nuevo-, y les recordó a todos que están invitados a su boda con Patylú -¿ya comenté en este sagrado recinto de la vida nacional que Patylú fue integrante de Jeans, un grupo de pop mexicano de los noventas cuyo manager era el ahora consuegro de Nava, creador de otro graaaaande de la música mexicana (nótese el sarcasmillo), los Mercurio, en que también participaba un hijo de dicho mánager, Álex Sirvent? Les digo, que para padres explotadores, los mexicanos nos pintamos solos-.
.
Pero ya me he desviado mucho del tema. La PGR pidió a los medios de comunicación, apenas desaparecido el jefe Diego, no lanzar al aire más versiones sobre las averiguaciones que las dadas por la dependencia, valuarte del Estado de Derecho y la legalidad en nuestro país -ando picosito, ¿ya lo notaron?-. El problema fue que pasaban los días y la PGR sólo se limitaba a decir "seguimos en las averiguaciones", y a todos los que nos importa tanto la vida de Fernández de Cevallos -?- nos empezó a oler el asunto -¡qué cosa más fea es que le huela a uno el asunto!- a secuestro o algo "pior".
.
Los medios, ni tardos ni perezosos, corrieron a hacer sus propias indagaciones, y, como no podía faltar, hubo hasta quienes lo mataron y despanzurraron en Querétaro, dónde el también ex candidato -y 4 veces- a la presidencia de la república-, posee una hacienda -que, claro está, ha pagado con trabajos y ahorros hechos de sus módicos sueldos percibidos en puestos políticos-. Imagino que su familia sufrió las de caín entre dimes y diretes, y durante algunos días yo sólo les deseé que se les descompusiera la televisión para que no anduvieran tentados a prender las noticias y ver a López Dóriga soltando las de "y oiga usted, resulta que encontraron al jefe Diego vestido de tehuana en una feria en Ciudad Juárez. Dicen, oiga usted, que iba medio ebrio y andaba cantando al sandunga".
.
La última fue que se publicó una foto que, reconocieron fuentes oficiales, muestra a Diego Fernández de Cevallos bastante maltrecho, con los ojos vendados y la barba más canosa que de costumbre -y limpia, lo que me da a pensar, pobre hombre, que sus captores, si existen, no le han pasado sus puritos y lo tienen en un síndrome de abstinencia de los gaschos-. ´Además sale sin camisa. Da ñáñaras.
.
Yo, por sí o por no, dejo bien claro que este baile es totalmente objetivo al decir que nunca nos ha caído el jefe Diego, y que su actitud ante las cámaras, su carrera política ligada al escándalo y el abuso del poder, nos vienen provocando retortijones a diestra y siniestra -todos los medianamente enterados de la vida social de este país saben de sus nexos con la quema de boletas en la elección presidencial de 1989, misma que le dió el triunfo al ahora nefasto Salinas de Gortari-. Pero El Baile de la Coma no desea a nadie la experiencia de un secuestro. Amamos la libertad, y la defendemos en la media de nuestras posibilidades. Si Diego Fernández de Cevallos ha sido capturado por grupos del crímen organizado, esperamos su pronta liberación y el mantenimiento de sus garantías individuales, incluida la vida. Si esto no es más que pura pantalla para hacernos olvidar la crisis, el subempleo, la derrota inminente de la "guerra contra el narco" y los juanetes -ni me digan nada, que si ponía nada más tres cosas para olvidar se iba a oír feo-, pues allá ellos. Yo, de todas formas, ni me asusto. Total, ni camioneta tengo, y mi novio hasta es mayor que yo. So? ¡Ánimo, Diego!
.
¡Salud!

2 comentarios:

Wendy Piede Bello dijo...

Surreal, sólo en México.

Anónimo dijo...

Pretty! This has been an extremely wonderful post. Many thanks for providing
these details.

Also visit my website ... Mortgage loans