domingo, 6 de diciembre de 2009

ParaFilia 3.

Termina una de las semanas más absorventes de laEsta su pluma se aventó entrevistas con algunas de las mujeres a las que más ganas les traía. Una de ellas, Elena Poniatowska, hasta estuvo alguna vez frente a mí pero yo frente a ella en actitud más de fans que de entrevistador. El round que me aventé con la Elenita en el cierre con broche de oro de esta FIL fue tan estresante que estuve durante un par de minutos a punto de salir corriendo y dejar el changarro.
.
Pero mi problema es que me gusta la mala vida. Me gusta el estres, el cansancio, el agotamiento mental. Si no duele, no sirve, decían las abuelas. Si no mata neuronas de tanto pensarse, está de pensarse más, agregaría yo. Después de nueve días de FIL, uno tiene nada más dos opciones: o le sigue y se va a un barranco al fondo del cual sólo queda la incapacidad cerebral, o acepta que el show se terminó y que a uno le van a dar 365 días sólo para recuperarse y volver a empezar. Usualmente uno escoge parar. Pero terminar cubriendo el balance final que entrega numeralias (crecimos en números, bajamos en ventas), comparado con terminar cubriendo una exclusiva con Elena Poniatowska, ni cómo pensarse.
.
Le pregunté lo que me dio la gana, y dos o tres cuestiones más. Luego me acerqué con ella mientras esperábamos que vinieran los de la editorial a llevarla a su siguiente cita, y le planteé la cuestión de que es material de análisis en Literatura mexicana del siglo XX, una materia que llevamos en este semestre y en cuyo desarrollo a mí me tocó analizarla y exponerla ante el grupo. Se sorprendió. Me dijo, con ese tono que pone ella cuando quiere investigar un tema, "¿qué es eso?" Intenté más o menos ponerle las cosas claras. "¿Osea que soy como una temática en una historia de la literatura? Qué cosa más espantosa, joven. No me venga usted a traer malas noticias" Reí con ella. Tiene razón. Debe ser una piedra castrante ser material de análisis. Como conejillo de indias, pero a la mala.
.
También entrevisté a Denise Dresser. Esperen. Eso ya se los había contado. ¿Les conté ya acaso que entrevisté a Denise Dresser? Para no seguir moliendo, ante mi grabadora también estuvieron Lydia Cacho y Margarita Gralia. Disfruté más a La Gralia. Es menos diva y como ha estado en menos peligro de muerte, contesta con más desfachatez. Pero Cacho también pasa la prueba de la amabilidad, y bien.
.
Se acabó la FIL. ¿Fueron? Si no, ni le muevan. . ¡Salud!

1 comentario:

Gersain dijo...

Aveces cuando te siento algo distante basta entrar en tu blog, una a una las letras comienzan a juntarse y no solo hacen frases sino me hacen un amigo en tinta, no es lo mismo ni se le acerca pero es un buen comienzo. Sonrio de lo que pensaste disfruto lo que pusiste y termino con la mirada tranquila de haber "hablado" un rato con agustin ese creador de estrofas de vida que tanto quiero n_n