domingo, 1 de noviembre de 2009

There's coming the FIL!

Ya viene. Oh, my God! Por poquito y nos agarra desprevenidos. Por suerte, La Wendy, que no se raja -a veces se mancha, pero nunca se raja-, se lanzó -es un decir... casi- a las instalaciones de la Feria Internacional del Libro en Guadalajara, y me trajo toda la información referente a la próxima edición del evento librero más importante del año y de la vida de ésta su pluma, que en este 2009 llega a su 23a puesta, con Los Ángeles como invitado de honor, y trae novedades que van a dejarlos a todos con la boca hecha libro del próximo 28 de noviembre al 6 de diciembre.
.
Empezando por la ciudad invitada este año. Los Ángeles, al ser anunciados como próximos huéspedes de la Expo Guadalajara en la última semana de noviembre y la primera de diciembre, causaron revuelo entre la comunidad filiófila. "¡Weeeeey!", le dijo Liz Orendáin de los Monteros a su amiga Andy Suvirán Vega, alumnas de la Prepa Tec -o algo así-, "van a venir Los Ángeeeeeles, weeeey" "Weeeey, pero son de los iunaireeeees weeeeey" "Síííí, weeeeeey, pero allá se habla espagnoooooool" "Weeeeey" "Weeeeeey". ¿Qué? No me miren con esos ojos. ¿No tengo yo derecho a imagnar que las fresas también van a la FIL? Si es un evento democrático, ya lo hemos platicado.
.
Y sí, este año, la FIL se llena de ángeles. Qué cosa más bonita. Los Ángeles no. Tengo entendido que es una ciudad fea, hecha muy a la pasada, como no queriendo la cosa. Lo bonito es que sea una ciudad donde la hispanidad demuestre esa característica tan suya, tan de su idioma: la capacidad innegable de colarse como la humedad -o peor-, e invadirlo todo. ¿Sabían ustedes, por ejemplo, que no hay idioma en el mundo occidental que no haya adoptado palabras del español? Sí, bueno, el inglés también ha logrado lo propio, pero ningún país de habla hispana es potencia económica ni tiene cadenas de restaurantes en todo el mundo ("El rey de la hamburguesa", "Hijos de Donald" o "Dominó"), así que el agandalle del español tiene más mérito, ¿estamos?
.
Y en medio de hotdogs, pizzas y pozolillos, la FIL servirá un banquete literario que a todos nos tiene expectantes. Es de importancia rutilante la organización de un homenaje, el más completo que he visto en mi vida, al autor, no nacido en Los Ángeles, sino en otro estado de la Unión Americana, Illinois, en 1920, Ray Bradbury, a quien ya en alguna entrada primigenia se había tratado en este Baile -que ya superó las 400 entradas, ¿vieron?-, respecto en aquel entonces a su obra maestra -es un decir, pero muy cercano al decir certero- Fahrenheit 451. El homenaje empezó desde hace un mes con talleres impartidos en bibliotecas locales por vacas sagradas del estudiantado universitario, como La Wendy, El Venecio y su respectivo galán (de La Wendy... creo), El Toribio. Según mis informantes, en las bibliotecas la precopa se puso buenísima, y los niños ya salieron enfiestados para buscara Bradbury en los pasillos de la FIL y pedirle un autógrafo de su literaria y temblorosa mano (calcúlenle: el también autor de Crónicas marcianas ronda los 90 años).
.
Y esto no me lo dijo la FIL, ni nadie dentro de su comité organizador, ni mi bola de informantes que ya está temblando por el aumento del 3% al ISR, que es el único impuesto que pagaban a conciencia. Pero todo parece indicar que otra vez viene Isabel Allende, y que andará por los pasillos Paty Chapoy. Ya salí con mi mam...hada, van a decir. Tendrán razón. Lo que Isabel Allende ha hecho por las señoras copetonas que leen no lo ha hecho Paty Chapoy por la cultura en México... ¿o sí? Además, se entregarán también el Premio Alfaguara -no me pregunten quién lo ganó este año, que ni en su casa lo conocen-, el Rulfo -¿ya tiene dueño? ni idea- y el Sor Juana -ése diario lo anuncian un día antes, y la pobre autora corre de su casita en Honduras a recibirlo-.
.
Además, claro, desde ya estará la FIL con toda su campaña de acercamiento ciudadano, que ni falta que le hace, porque ya los calendarios que se imprimen en esta ciudad traen marcados los días del evento como días de asueto obligatorio. No tiene excusa. Pulseritas, karaokes, pines (que están bien chulos) y hasta pelotitas verdes, rondan ya por la ciudad. El 28 de noviembre espero verlos ahí. Si para el 5 de diciembre no llegaron a los descuentos, alzamos y nos vamos. You're under advice!
.
Ladies and gentleman... please take your sits. The night is young, and the show has just begun.
.
Bless you!
.
Faltan 27 días para la Feria Internacional del Libro en Guadalajara. Los Ángeles, Invitado de Honor 2009. Ya huele a dogo.

1 comentario:

Wendy Piede Bello dijo...

Y agárrate, porque yo ya estoy pensando en el próximo en el año, pues la invitada es la región que vió nacer a la lengua de la ñ: Castilla y León. Ya chale con España, dicen algunos, pero el español, es el lenguaje del amooooooor.
Por cierto, le mentí como a 200 niños, dad su avanzada edad, Bradbury no viene sino por satélite, para hacerle honor a su labor como escritor de ciencia ficción. Ni modo.