sábado, 28 de noviembre de 2009

ParaFILia 1.

Ya empezó. Les dije que se fueran preparando, que sacaran sus diccionarios de spanglish y se pusieran al corriente en sus lecciones de pocho. Esto se aproximaba meses atrás como una gigantesca mole de cultura y literatura -una cosa incluye a la otra-, y ahora que ya está aquí, los veo medio desorientados en los pasillos, medio incómodos con eso de que el invitado de honor sea una ciudad estadounidense en que el inglés apenas se habla. Y como no los agarró la FIL preparados -confesados menos-, sobra decirles que este Baile fungirá como declarador de las labores propias de la Feria el tiempo necesario... o el posible, para que ustedes nomás nos visiten cada que puedan y encuentren lo que se escribió cada que pudimos.
.
Por lo pronto, un doble encuentro el día de hoy facilita que esta sea una entrada poco más que desierta. El primero fue medio planificado, pero no quise hacerme ilusiones cuando me avisaron que lo tendría porque luego se sala. Ya ven lo que dicen: cuenta la mitad de lo que planeas, y verás resultante la otra mitad.
.
Denise Dresser, importante politóloga a la cual sigo desde hace tiempo porque siempre hace comentarios altisonantes y acertados, que poseen la mira de alguien que, si bien no lleva aaaañales en eso, por lo menos sí es inteligente para adivinar por dónde nos va a llegar el camotazo, fue el primer encuentro fructífero del día, después de una inauguración en la que faltó brillo y presencia, y en la que sólo destacó el aswarzeneggerizado jefe de gobierno de la ciudad de Los Ángeles, Antonio Villarraigoza, quien se definió "pochito" y demostró que, lo suyo lo suyo, es hablar sabroso.
.
Han de sabre que Denise se nos escapó en una ocasión a La Wendy y a mí, que andábamos persiguiéndola para una entrevista. Bueno, no, la perseguía La Wendy, y yo nomás mirando. Entonces, bajo el pretexto trillado de ir tarde a su vuelo, Dresser se disculpó y se salvó de un par de preguntas sobre género y equidad de oportunidades.
.
Por eso cuando llegué a la FIL y La Gabybaby me pasó mi agenda del día, que incluía entrevistarla, temblé en mis cimientos. ¿Y si ahora otra vez se me escapa, con pretexto de ir tarde a su comida, o temprano a su desayuno? Patatuz que me iba a dar. Pero no, no pasó que respondió las preguntas que le hice de manera mecánica, y hasta me hizo el feo cuando le pregunté por qué no armaba una mesa redonda con políticos jaliscienses ahora que andaba por los rumbos. "Porque lo mío no es hacerme su amiga, sino encargarme de que la gente que sí lo es se la piense dos veces". Sabia decisión.
.
El otro encuentro fue más ameno, agradable y hasta prometedor. Josefina Real es una periodista que tiene EL modo de dar las noticias por Radio UDG. La encuentran en el 104.3 de fm de lunes a viernes, de 13 a 15 horas. Por su capacidad para mostrar el dato, para exponer la cuestión y hasta generar opiniones en sus radioescuchas, se ha ganado la confianza y hasta mi espacio en la agenda, que lleno gustoso emisión con emisión. Por eso cuando le reconocí voz y figura terminando ella de entrevistar a Dresser, me acerqué corriendo y le tendí la mano. Algo malo debió pasarle con anterioridad, porque declararme su fans -a lo mejor fue que dije fans y no fan- la hizo llenarse los ojos de lágrimas y llevarse la mano al cuello en un gesto de ahogo.
.
"No, bueno, no es para tanto, está bien que soy detestable, pero tanto así como para sufrir por ser tu fans, está gacho". Pero Josefina me agradeció encarecidamente, una y otra vez, que me declarara a favor de su estilo, al que muchos han tachado últimamente de informal. "Todo menos eso: confunden los que así opinan cercanía con el radioescucha con informalidad. Es usted un absoluto "bravo"", le dije, y más todavía chillaba la Pina Real. Yo, por ese simple gesto de cercanía que otros muchos nunca tienen, le destinaré hasta dónde sea posible mi horario en la agenda a su emisión radiofónica. Hagan lo propio.
.
Por lo pronto, nos quedan otros 8 días de Feria. ¿Ya fueron? Habrá venta nocturna, en un arrebato tipo Zara que le pegó a Nubia y nos la organizó. Pero los libros estarán el resto de la FIL. No se van, los llevan. Vayan, se nos está haciendo tarde.
.
¡Salud!

No hay comentarios: