jueves, 10 de septiembre de 2009

La cortina de humo.

Yo no nací ayer. Tampoco los otros 103 millones y cacho de mexicanos que ayer sí, a eso de las trece horas, prendieron al tele y se encontraron con una faramalla entre holliwoodesca, dantesca y lamentable, cual drama de Luis Buñuel editado por Juan Osorio. A eso de que no somos nuevos en este mundo, súmenle el hecho invariable de que los mexicanos tenemos un sexto sentido que nos alerta a la farsa, unas antenitas de vinil que nos hacen saber a kilómetros de distancia qué producto es legal y cuál pirata, qué candidato bebe de más y cuál es abstemio, qué huipil de Beatríz Paredes tiene dos puestas y cuál apenas lleva la primera.
.
Yo no empecé a leer ayer. Tampoco los otros 103 millones y cacho de mexicanos que se aventaron ayer, vía televisiva, un drama digno de Dostoievsky, Dickens o Yolanda Vargas Dulché. Ese cuento, pues, ya nos lo sabemos bien, al derecho y al revés. Tiene muchas caras, históricas todas, siempre distintas: la cara del incendio en San Lázaro mientras la legislatura fracasaba, la del Chupacabras mientras Carlos Salinas de Gortari asesinaba a Colosio y desbancaba al país en su inmensa y personal fuga de capitales, la caída del sistema mientras se fraguaba el fraude electoral más evidente, más despótico, más desfachado. Es la cara de la cortina de humo, del intento de olvido, pero, lo que es más alarmante, más indignante, de la creencia anquilosada de quien posee el poder de que el pueblo gobernado no tiene idea, no es más que un cuerpo inherte, sobre el que se puede pasar, al que se puede pisar sin piedad.
.
Somos ignorantes, sí, pero nuestra inteligencia no está peleada con ello. Somos inteligentes, ignorantes inteligentes, o quizá ignorantes porque inteligentes. Nos sabemos tan capaces de sacar en el último minuto el noventa en el examen, vemos tan posible la carta bajo la manga, que nos evitamos la fatiga de saber. Lamentable, pero cierto, doblemente cierto: el gobierno mexicano comete un grave error de apreciación al juzgar de tonto, por ignorante, al pueblo mexicano.
.
No necesitamos que TV Azteca y Televisa nos vendan la idea, revestida de flash de último minuto y exclusiva nacional, de que un avión secuestrado por un pastor evangélico boliviano es sólo eso, y no un intento porque no leamos bajo el encabezado el fuerte -y por demás está decirlo, infructuoso- golpe a nuestros bolsillos que las propuestas fiscales elaboradas por el gabinete de Calderón pretenden asestarnos.
.
No necesitamos que nos doren la píldora, que pongan entre nuestros ojos y la realidad una cortina de humo: nos enteramos de los cambios en materia de impuestos, los aumentos y nuevos gravámenes, horas antes de que José Mar Flores Pereira tomara el avión, y llegaran a un lejano paraje del aeropuerto Miguel Alémán -curiosamente bien iluminado, bien dispuesto y localizable con la vista desde la terminal- cámaras, micrófonos, malabaristas, porristas y hasta Julio Regalado, todo para darle al acto del generador del humo el debido nivel circense, la cobertura mediática que se le debe al desfile, la maroma y el teatro, eso como sólo las productoras del Ajusco y Chapultepec saben hacerlo.
.
El punto elemental de la tragedia wagneriana que yo me chuté ayer por la televisión maravillado de hasta qué grado pueden creer que uno es baboso, llegó cuando el secretario de la Defensa, en persona, se aparejó bajo el boeing de Aeroméxico y personalmente, a metros de un avión cargado de explosivos, verificó las labores de rescate de rehenes y aprisionamiento del boliviano Flores Pereira, que no tiene más cara de patiño nomás porque el resto lo tiene de feo. Ver aparecer a Galván Galván con sus borlas y sus medallitas me pareció cómico, mágico y musical, la cereza en el pastel de un espectáculo broadwayano, porque para operístico mucho le faltó.
.
¡Qué lástima!, exclama el mexicano, que no se creyó la cosa del avión más que para reírse un rato. Yo, más que por el gobierno mexicano, lo lamento por los pasajeros y tripulación del jet, que seguro pasaron un mal rato, eso si no eran también actores, o personajes comunes y corrientes, con ganas de sus cinco minutos de fama.
.
Pero no lo lamento por nosotros, el pueblo que miró desde su tele comprada en abonos la singular faramalla, la puesta en escena que de tan obvia resulta hasta grotesca, pirata. No lo lamento porque esto sólo viene a recordarnos lo terriblemente vendida que está nuestra televisión nacional, y lo mucho que urgen competidores que, en cadena abierta, ventilen y den peso justo a las medidas injustas, miopes, que el gobierno federal pretende ejercer. No lo lamento tampoco porque los comentarios de otros me han hecho ver, con cierta dicha confesable, que mientras nuestro analfabetismo sube, lo que desde Vasconcelos no habíamos contemplado, nuestro colmillo se va haciendo más agudo. Ahora se vuelve cada vez más complicado que nos hagan de chivo los tamales. Hoy, en la comida, la comidilla es el avión secuestrado, y el tema serio, discutible y causante de indignación, la propuesta de reforma fiscal y tributaria. Bien, México, ahí la llevas.
.
¡Salud!

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Sabes que tu me regalaste lo que hasta hoy han sido los mejores momentos de mi vida
Me diste cosas que mientras viva siempre van estar en mi mente, siempre
Se que te falle se que te lastime, y creeme que quisiera no tener ese lado en mi
el que sabe como dañar a las personas que amo, orgullo sobervia no se De verdad que no fui capaz de demostrarte lo que tu causabas en mi hubiera querido tan solo encontrar el momento perfecto para decirte te amo. Lo mas sencillo o lo mas complicado lo que fuera
cada vez que te dije te quiero era con todo lo que mi corazon podía sentir no eras perfecto como persona, eras perfecto para mí Me regalaste el sentimiento de tener un corazon destrozado, de pasar el doloroso proceso de dejar ir al hombre que quieres, el vacío de perder un verdadero amor me regalaste el sentimiento tan profundo que hace a un ser humano llorar y llorar aun despues de tanto tiempo que las cosas han pasado, aun hoy. Me regalaste muchos momentos felices, la seguridad que se siente al respirar el aire de alguien mas la oportunidad de soñar con un futuro juntos, me regalaste tu aroma, tu sabor tu inspiracion y tu amor. Cosas que jamas podre pagarte todavía siento como si fuera ayer cuando sostenía tu mano con la mía cuando escuchaba tu risa y tus palabras Es que me regalaste los sentimientos mas fuertes que he podido tener
Y lamento tanto haber tomado esas decisiones, las que cambiaron las tuyas las que cambiaron tu vida a un camino que talvez no era el que querías Tocaste mi corazon, mi vida mis metas y mis sueños quisiera seguir conociendo tus miedos lo que haces cada dia Hay algo que puedo decirte con mucha sinceridad si hay alguna parte de ti
que se preocupa por mi, me gustaría que te sientas tranquilo por que despues
de que en un tiempo busque volver a sentir con alguien mas lo mismo que contigo
me di cuenta que no, que no se puede y si llega algun día sera por que la vida asi lo quiera Sabes es que no quiero estar con una persona que no me haga sentir totalmente plena no quiero estar con alguien que cuando me despierte no desee estar mas con ella quiero estar con alguien que me haga decir de corazon te amo y la tenia pero te deje ir en lugar de luchar por ti pero el enojo me cego y creo que se hiso tarde Pero lo que me preocupa es lo que ocasionaron las deciciones que tome no sabes como quisiera compartir contigo los logros que estoy teniendo pero no como amigos, besarte y abrazarte y decirte mi amor lo logré. Y odio tanto el si hubiera, si pudiera, quisiera, deseara... por q es lo unico q puedo decirte y q no existe Tal vez lo unico que me consuela es saber que la vida es justa o al menos asi debe de ser yo se que si te hice sufrir lo tendre que hacer yo tambien no se si ya la vida me devolvio eso al perder como dices tu un paquetazo o si lo hara en algun momento. Pero espero que a la inversa tambien funcione y que el daño q te cause se convierta para ti en felicidad, de verdad quiero que seas feliz y supongo que si lo eres Perdoname por dejarte ir, perdoname por no hacerte sentir lo mucho que valias para mi, por no estar a tu lado cuando me necesitaste perdon por no haber tenido la valentía de confiar en tus consejos, por tener miedo a sufrir por no arriesgarme por ti por mis miedos, por mi inseguridad y por mi inmadurez Siento que tu hubieras querido quedarte conmigo talvez no sea asi Gracias por ser tan especial, por hacer que nunca te olvide por hacerme sentir triste aun hoy, y por haberme hecho sentir tan feliz y tan plena gracias por entregarme todo lo que tenías y por haberme aguantado tanto. Y si yo te quite algo espero que la vida te lo entregue nuevamente y bueno creo que ya es todo t quiero muchisimo y se que seria en vano tratar de olvidarte ya que tube conmigo a una persona autentica a mi agustin que siempre tendre en mi corazon y en mi mente solo queda decir te quiero y soñar con que algun dia regreses por mi

atte:kenya

Vizcaino dijo...

Totalmente de acuerdo, el gran hoyo del México estancado.

Me asuste al ver el comentario de arriba, yo dije “válgame otra entrada hasta en los comentarios” jajaja. Saludos.