martes, 8 de septiembre de 2009

Dijo mi mamá que siempre no.

Estoy sorprendido. Eso, para quienes me conocen, ya es mucho decir. Es raro que a mí algo me cause sorpresa, al menos en este grado, un nivel en que mi asombro ha tomado ya voces de alarma. No porque el asunto sea imposible de solucionar, o porque no le encuentre el punto periodístico, sino porque son tantas las voces, tantos los comentarios, tanta la chamba, que amenazo con dejar el negocio encargado e irme a comer.
.
Este Baile no se caracteriza por hacer pronósticos acertados. La única vez que el Equipo de Investigaciones Especiales del Baile de la Coma (EIEBDC, siglas impronunciables, por demás atractivas y burocráticas) realizó un pronóstico, tuvo a expertos en computación secuestrados en un cuarto con refrigeración y computadoras enlazadas a los principales puntos del orbe, trabajando a sol y sombra durante un mes completo. Al final, entregaron una hoja con dos líneas: "Ganarán las Chivas. 2 a 1". Esa liguilla, las Chivas ni jugaron.
.
Por eso, en torno al asunto de las Villas Panamericanas, este Baile no aventuró nunca pronóstico alguno. Nos encontramos frente a una decisión gubernamental altamente costosa, y con políticos es todavía menos posible hacer aseveraciones de lógica indomable. Aunque la lógica diga que las Villas en el parque Morelos eran un fracaso nonato, aunque la lógica indique, implacable, que no hay forma de construir para reactivar así nomás, como el proyecto intentó venderse: una isla de paz y seguridad que atraería a personas desinteresadas y felices a vivir al centro de Guadalajara. Aunque la lógica sea clara en el sentido de que no pueden fijarse metas que competen a una ciudad, si la ciudad no ha sido consultada. Aunque la lógica sea lógica, con los políticos y gobernantes -que es lo mismo, pero no es igual- es imposible saber.
.
Ahora, el aviso que hiciera Mario Vázquez Raña, representante de la ODEPA, de que han descubierto -¡oh, fuertes y poderosos sabios!- que el proyecto de las Villas en el parque Morelos es "financieramente inviable", causa risa, asombro, sorpresa -como a mí-, incertidumbre y hasta alegría. Es como cuando a uno le cuentan un chiste cuyo final ya sabía, o cuando adivina desde antes el desenlace de la película y el inefable "me late" termina por cumplirse. Hay satisfacción en el aire, la satisfacción de una opinión pública que reconoce, a través de las sílabas de un anuncio anunciado -?-, que no anda tan errada, que ya ha aprendido, elección tras elección, a calzarle el diente a sus gobernantes y anticiparse a las jugadas.
.
Petersen Farah debe andar llorando. Por eso ni ha salido de su oficina. Escribo estas líneas desde la sala de prensa del Ayuntamiento de Guadalajara, y nadie espera del presidente municipal una declaración. Sí habría, sin embargo, preguntas por hacerle, pero todas malintencionadas, crueles, buscándole el lado herido, la declaración para titulares al estilo de la que se acaba de echar Víctor Martínez, titular de la Dirección de Planeación Urbana del municipio: "estamos dolidos".
.
Y mientras las declaraciones fluyen, unos y otros, protagonistas y observadores, intentan en un juego político y demagógico asombroso, deslumbrante, mágico y existencial -?-, mantener sus posturas sin caer en el agobio, en la declaración falseada, en el error lingüìstico y en la pérdida de coherencia. Ahora intentan, "dolidos", mantener la postura firme y seguir creyendo en su proyecto.
.
Negar que el reciente triunfo del PRI es parte de la misma sopa, me parece arriesgadísimo, un punto ciego. No porque el PRI tenga qué ver en la observación de la ODEPA y la decisión del Ayuntamiento tapatío, sino porque todo habla de la misma cuestión: al PAN, las cosas les están saliendo de mal en peor. Y todavía más gachas se van a poner si de aquí a diciembre, si en los tres años que les restan en lo estatal, siguen tomando decisiones erróneas, espontáneas, viscerales. Fúchila de guácala.
.
Ahora el debate, en los rostros de los actores políticos como Leobardo Alcalá, Celia Fausto -hija predilecta de este Baile-, y hasta el propio Petersen Farah, mueve sus visores hacia cuál será el terrenito que algún empresario bien intencionado -?- nos prestará para levantar un proyecto que todavía no nace y ya murió. Pero igual San Ramón nonato nos hace el milagrito, y la ODEPA se apiada de nosotros y certifica las tres opciones terrenas que han quedado sobre la mesa, sin que nadie se atreva a levantar la palabra y solicitar permisos, realizar licitaciones, volver al barullo y reactivar el debate: el terreno que ocupa el ex club Chivas Guadalajara, el área de 52 hectáreas dónde estará Puerta Guadalajara o la porción de ciudad que ocupa la ex fábrica de Calzado Canadá.
.
Hagan sus apuestas. A mí lo que me queda claro es que en este año no se tomarán decisiones. Si mi pronóstico -¡chin!- es acertado, Aristóteles Sandoval y los que lleguen con él heredarán no sólo un municipio en crisis -y además obeso-, sino un debate anquilosado, maleado, dañado de tanto llevaytrae. Pobre Aristóteles: tan cerca del poder, tan lejos de Celia Fausto.
.
¡Salud!

1 comentario:

Vizcaino dijo...

Yo, cual orgulloso tapatío, ya tengo mi protector de pantalla de los juegos.

Un pronóstico de tu servidor, es que esos juegos se hacen con Jalisco, sin Jalisco o atreves de Jalisco, ya que si no, la imagen internacional de Jalisco y por consecuencia de México, caerá cual clavadista en la quebrada de Acapulco, y quedaremos bien pinshi quebrados.

Saludos.