sábado, 6 de junio de 2009

Atentar -políticamente hablando-.

Regreso al Baile. Regreso al Baile tras dos semanas controversiales, morrocotudas y adoloridas, pero de mucho aprendizaje. Tengo un mes en ceros, si las cuentas no me fallan, o con muy pocas entradas, muchos lectores fugados y hasta un perro vacunado -el imponente Nez ya no está en riesgo de rabia, al menos por doce meses-. Y lo que quisiera contar, analizar, precisar, sugerir y hasta mentar es tanto, que prefiero bajar la guardia y dejar que los temas salgan. No sé cuándo me dé tiempo de volver a sentarme y hacer esto, que tanto amo, pero confórmense por favor con saber que estoy haciendo otras muchas cosas, que también amo.
.
El lío. Entre dos de los candidatos a la presidencia municipal de Guadalajara: Aritóteles Sandoval, por el PRI, y el muy mamerto Jorge Salinas, por el PAN. No vayan a creer que lo de "mamerto" es infundado: tan veraz es mi opinión, como que ya los entrevisté a ambos, y aunque ninguno me acaba de jalar del todo, le voy más a la política de "somos buenos amigos, respétame, y te respeto" que luce en su sonrisa y en su trato el Ari, que al "osea, weeeey, no me tomes fotos ni me preguntas cosas feas que me despeinassss", que vomita a cada respuesta el Salinas -¡ah, miren, están de moda!-. Con decirles que opté mejor por apagarle la grabadora, y que siguiera hablando solo, mientras yo asentía velozmente y tarareaba en mi mente "La chica de Hipanema", que La Casicasi ha descubierto como rola mantra exitosa de forma sorprendente.
.
Pues resulta que, fieles a la tradición de las divinas enseñanzas de sus respectivos partidos, al par de pequeñuelos -es un decir- candidatos -es otro decir- les ha dado por armar una guerra de declaraciones que, como el Código Electoral del Estado de Jalisco ya no permite que se avienten jitomatazos en vía pública, ni luchen en el lodo -públicamente, puertas adentro cada quien puede hacer lo que quiera-, y mucho menos que se alcen en una batalla de pancartazos como el ya célebre "López Obrador es un peligro para México", o el todavía más juguetón "¿Tú le crees a Madrazo? Yo tampoco", como el Código sanciona incluso cualquier manifestación de "guerra sucia", pues los candidatitos le han apostado a un afrentación constante de los derechos del otro a gobernar.
.
Viene ahora a mi mente aquella célebre escena del cine mexicano, en la primera o segunda parte de Los Tres García, cuando doña Sara García -Dios la tenga con cuidado-, abuelita de los interfectos malévolos que tenía como nietos, buenos para nada, inútiles y vividores rancherotes, interpretados por Pedro Infante, Abel Salazar y Víctor Manuel Mendoza, los agarró a bastonazos por tomar sus macetas como artículos de pelea. "Con mis macetas no, condenadotes, con los puños, como los hombres", les gritaba doña Sara. ¡Ah!, pues así mismo está el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana, que ya les hizo saber a todos los candidatos que el primero que empiece a agarrar entrepiernas bajo el agua, va directito al rincón. Y como los interfectos candidatos son bien entrones, que dejan atrás -legalmente- las controversias, y se agarran del tú al tú.
.
Ayer, por ejemplo, mis castos -es un decir- ojos contemplaron una escena circense digna de la dirección de Juan Osorio: retado por Salinas a hacerse un antidoping, Sandoval llegó a la cita, frente a multitud de medios, dispuesto a arrancarse un mechón de su preciosa cabellera para que fuera analizado cualquier rastro de sustancia sicotrópica en él. Y que empieza la peluqueada, y que está ya recolectada la muestra cuando a la analista que llevó Aristóteles, que tenía cara como de médico de comercial de pomada para las hemorroides, se le ocurre decir que ellos no tienen máquina para medir marihuanos, así que van a tener que enviarlo a otro laboratorio. Y el Salinas que se prende y lo acusa, ahí mismito, de moto y mentiroso -pidiendo perdón por lo de mentiroso, claro está-. Y Sandoval que se indigna, agarra su mechoncito, se sube a su Chevrolet Passat y se va. Y Salinas que se queda con los medios, y les dice "¿Ya vieron, ya vieron? Ari me tiene meeeello, Ari me tiene meeeello". Y los medios que se ríen, y la opinión pública que suspira, y el estado de Jalisco que supura. Y el cuento que no acaba.
.
Ahora sumen una campaña desangelada, un montón de candidatos irreconocibles -o desconocidos, que es lo mismo, pero no es igual-, y un ánimo de la ciudadanía que está pa'l traste, rayando con el nabo. ¿Qué se obtiene, mis estimados electores? Votos nulos. Y corre la campaña, y se arman de palabras, y más de la mitad de la población en Jalisco amenaza no con no votar, que eso sería desacato, irresponsabilidad civil, ¡pecado!, sino con hacer nulo el voto. Y qué felices todos, tachando logos en la boleta hasta de más, nomás para que no valgan. O escribiendo recados para el dirigente de casilla. O diagramas culturales del tipo de "puto el que lo cuente". Y nuestro sistema electoral gastado, y nosotros votando de más.
.
No es opción. Me disculpan los que crean que es un gran avance anular el voto, una ideota, una invención digna de aplauso. Sus motivos tendrán para creer lo que creen, pero no es opción. No en una democracia como la mexicana, que con traspiés y derrotas ha alcanzado apenas 9 años de vida. Dejen el voto nulo como asunto para democracias como la francesa, que supera los doscientos años, o la inglesa, que por ahí anda. A nosotros nos toca participar. Tu voto anulado, es un voto que el gañán que entró después de ti a la misma casilla dará al PRI, un voto que significará más fortaleza para los partidos "de siempre" -que desearíamos, fueran los de nunca-, más capacidad a los grandes, y la desaparición paulatina, extremista me veo, de las opciones "diferentes", como el PSD, Nueva Alianza, o los que se agregan a la lista.
.
Investiga las propuestas de tus candidatos, infórmate, no creyendo que todos llegarán al poder y se olvidarán de ti. Es posible que lo hagan, pero entonces tendremos a la mano otras formas de moverlos a la acción. Ahorita, a ti, a mí, nos toca informarnos, apostarle al "menos peor", tachar una sola casilla, conforme lo marcan los estatutos, y esperar un conteo sano y provechoso de los resultados. Nuestra política es un circo. No hagamos de las elecciones un acto de riesgo a la democracia, un atentado a la razón.
.
¡Salud!

2 comentarios:

Wendy Piede Bello dijo...

Has visto o escuchado mucho a Adela Micha, devuélvele el estilo, jojo. Aristóteles está cute, pero no tanto como Galán, si pudiera votar para Gdl., definitivamente sería por élm no sólo por Galán, las razones seían largas de explicar....

Victor H. Vizcaino dijo...

El periódico Mural, saco un suplemento de los candidatos de todo Jalisco con lujo de detalle, tu servidor está bien informado de todo a todo, hasta de los libros de cabecera de los candidatos, eso nos hace falta, información, pero siendo sincero las propuestas que aclaman están igual de escuetas que su persona, en fin, tomando dato con tinta roja.

Saludos.

Atte:
Volviendo a bailar, de nuevo tu segurísimo y asertivo amigo Víctor