domingo, 8 de febrero de 2009

Caná.

Iré dónde tú vayas,
y viviré dónde tú vivas.
Tu pueblo será mi pueblo,
tu Dios será mi Dios.
Libro de Rut.
.
El evento se anunció con bombo y platillo desde abril del año pasado. Entonces, en mi vida, muchas cosas eran distintas. Ayer, mientras algunos de mis más grandes amigos me rodeaban, mientras veía a la mayor de mis hermanas radiante, más hermosa que nunca, recién unida su vida frente a Dios -o la institución mayoritaria que dice representarlo- al hombre que ama, mientras bailaba sin cesar toda la noche y apreciaba la evidencia de que tengo una familia -en toda la expresión del término-, muchas familias, todas las familias felices, descubrí que la vida no cambia sólo en un año, sino en un minuto, un segundo de suficiente -o demasiada- radicalidad. Recordé -porque ya antes la vida me lo había demostrado- que nunca, jamás, ni nosotros nos bañamos en el mismo río, ni el río baña a la misma persona.
.
Fue una noche fenomenal. La ceremonia religiosa resultó mágica, plagada del amor de dos personas que deciden, en pleno uso de sus facultades -lo que es mucho decir en un mundo como el nuestro-, decirle a Dios y al mundo entero que son valientes, que están dispuestos a asumir su amor cual toro por los cuernos, a comerse el mundo juntos, mano a mano, hombro con hombro, poniendo al servicio de su propia felicidad la capacidad con que Dios los ha dotado en manos, alma, piel y corazón, para salir adelante y amarse, amarse como si no hubiera en el mundo -en efecto- cosa más fructuosa por hacer.
.
Hay quien me dijo que vio anoche en el altar a un par de jóvenes enamorados y cargados de ilusiones. Yo les diría que mienten, o están hablando con verdad a medias. Yo no vi eso. Yo vi más que eso. Vi anoche, frente al altar de una modernista iglesia, iluminados por mil luces de esperanza y neón, a dos grandes seres humanos, creaciones perfectas -y, aún así, perfectibles-, productos del amor, milagros de vida, a dos magestuosos paladines de la felicidad, guerrilleros de la fidelidad, dos corazones dispuestos a todo.
.
Margarita -que ése es el nombre de la mayor de mis hermanas- dijo sus votos de memoria, manifestando una vez más la aguda inteligencia y poder de concentración que posee como elemento definitorio de su forma de ser, incluso en los momentos de nerviosismo y presión. César, por el contrario, habló con claridad lo que el sacerdote le fue dictando. Ambos, ahí radica la verdadera intención, se dijeron las cosas de frente, a sabiendas de que no le debían ninguna explicación a nadie más que a ellos mismos. Uno para el otro, dos en un mismo corazón.
.
Mi beatífica madre me acusó de llorón varias veces durante la ceremonia, y hoy por la mañana, en medio del desvelo, me ha vuelto a decir que parezco hurraca chillona. Yo no lloré, no al grado máximo de regalarle lágrimas al mundo. Sí tuve, sin embargo, que aclarar mi garganta varias veces en la noche, intentando desprender el arraigado nudo que en mi garganta se formaba cuando ambos decían "sí" como nunca he visto concientemente en mi vida, cuando bailaban al ritmo de "Tú de qué vas", la canción de Franco de Vita que ambos escogieron como vals, o cuando se cantaban al oído mientras bailaban pegado all night long.
.
Con ella estuvieron tantas personas que La Zucaritas me hizo llegar a la conclusión de que, si no hubiera invitado yo a mis amigos muy cercanos, habría pasado la noche en una fiesta de totales desconocidos. Conmigo, a Dios gracias, estuvo mi familia, ésa que yo he escogido y que se ha ganado, no siempre por la vía fácil, un lugar en los rincones más airosos de mi corazón. Todos bailamos, cenamos, comimos, cantamos y hasta nos tomamos fotos -impúdicos que somos-. Fuimos, a una voz, testigos y partícipes del amor de Margarita y César, gallardos representantes de la facilidad con que el destino, la vida misma, están dispuestos siempre, a pesar de todo, a pesar de todos, a abrirnos una puerta en la búsqueda de la felicidad.
.
¡Salud!

2 comentarios:

KENDRA dijo...

HOLA XICO COMO ESTASS?? NO ESTOY SEGURA SI LOGRE PUBLICAR UN COMENTARIO ANTES QUE ESTE PERO BUENO LO PROMETIDO ES DEUDAA Y AQUI TIENES MI COMENT CON MUCHO AMORS QUE LINDO ESCRIBES CADA DIA ME IMPRESIONAS MAS.
QUE BUENA FIESTA LA D AYER FUE LA ONDAA ME LA PASE INCREIBLE TE QUIERO MUCHO GRACIAS X TODO T MANDO MUCHOS BESOS CUIDATE BYE

Victor H. Vizcaino dijo...

Mira no mas quien me gano comentando esta entrada, valla valla, me siento afortunado por conocer a la ganadora del ramo, hasta foto autografiada le pedí, saludos.

La boda me encanto, y lo sabes, me la pase súper espectacular, pero independientemente de eso, hubo un día y lo recuerdo como si fuera ayer que te participe que parte de mi proyecto de vida era una boda espectacular, pero te comento, no por el lujo, sino por lo que se comparte y lo que se demuestra, el amor hacia alguien con el que esperas pasar el resto de tu vida, y fue lo que vi en tu hermana y su ya hoy esposo, AMOR VERDADERO.
La felicidad irradiaba de tal manera que me contagiaron del momento que Vivian, y eso precisamente es lo que hace romper paradigmas y lo que hace que se recuerde por siempre, les deseo lo mejor, y que el camino que hoy compartirán, sea lo suficientemente amplio para que la luz que los guie les de sabiduría y respeto mutuo, muchisisismas felicidades y me siento afortunado por compartir ese momento tan especial para ti mi estimado y principalmente para ellos. En eta ocasión te pirateo y comparto tu…… ¡salud!.