domingo, 21 de diciembre de 2008

Red Label.

A sólo 7 días de que este Baile nuestro -bueno, no de todos, pero sí de los que comparten los gastos-, cumpla su primer añote de vidota, y a sólo 1 entrada de completar las 260 -este dato es innecesario, pero lo doy para dar más emoción al asunto-, su seguro servidor ha tenido una reunión más del Club de la Media Noche que esta vez, y por causas cuya explicación es superficial e innecesaria, se ha reunido con miembros distintos, pero igual de entrañables, y ha devorado -es la palabra adecuada- tres botellas de sueños etílicos, mientras ha jugado baraja, ha conversado la vida y ha delimitado su existencia.
.
La idea fue de El Meromerosaborranchero, quien aseguró, ante mi negativa a ir a la posada de grupo de mi escuela -ambos compartimos el grupo, y otras tantas cosas-, que tenía una botella en casa comprada exclusivamente para compartirla conmigo en dicho evento multitudinario. Yo no fui a la posada de mi grupo -parece canción de Pedrito Fernández- porque me he dado cuenta que no traigo ganas de convivir con gente en demasía. Mi grupo de amigos iría, es cierto, pero a ellos puedo verlos en otro momento, con más calma, sentaditos y bañaditos, y no rodeados de personas que me son, por decir lo menos, totalmente indiferentes.
.
Ante el aviso de la botella, dudé, lo admito, por un segundo, entre mandar a volar mis paradigmas decisivos y degustar ese flamante whisky con mi cuatachón, o resignarme a imaginar que lo bebería con otro hasta alcanzar un estado etílico envidiable y ensordecedor -?- Pero, como buenos cuates, llegamos a un acuerdo: "Tú cuentas conmigo", le dije, "del lunes en adelante para darle mate a esa botella el día que quieras". El Meromerosaborrachero, que, no están ustedes para saberlo ni yo para contarlo, pero en vida real tiene nombre de emperador romano, aceptó la propuesta y propuso algo más, el sábado como el día, la hora como muy en la noche, y la botana como excelsas y baratas hamburguesas de un puesto cercanito a su casita que él ya conocía -y muy bien, porque cabe agregar que si El Meromero... te recomienda un lugar para comer, es que ya ha comido ahí y lo reconoce bueno, barato y barato-.
.
Con hamburguesas de por medio, y a pesar de que El Meromero... y su silente primo olvidaron la mochila que contenía la botella de whisky en un camión, por lo que tuvimos que ir a comprar otra y de paso una baraja, porque en la extraviada mochila iba también un dominó que haría las veces de cena del alma. Con hamburguesas de por medio, decía, el Club de la Media Noche tuvo exitosísimamente la que será, oficialmente y si no se nos ocurre otra, su última reunión del año. Un año cargado de crisis, dolores, sinsabores y malversaciones, y por ende, creo yo, de crecimiento paulatino, a distancia.
.
Y, como ya dije, todo salió bien. Pude ver ebrios, o sumidos en arrebatos de hidrógeno oxidado -es que, me dicen mis informantes, la fórmula química del alcohol combina hidrógenos y oxígenos con otras muchas cosas-, pude ver ebrios, decía, a compañeros que hasta hoy no eran más que entes amigables o personas pasajeras, y pude compartir con ellos, sin temor a represalias futuras, la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad.
.
Yo hablé de los malos amores, otros hablaron de los buenos, y hubo quienes nomás escucharon y dieron su aprobación. La amistad, he recordado yo una noche más, no se construye con reglas o suplementos acomodados, sino con pasos forzados y sorpresas, hechos no planeados. Mientras más a uno lo descubra la lluvia una pronta tarde, andando por la calle, o mientras más uno tenga la iniciativa espontánea de "tomar un cafecito", o "ir a algún lugar", más la gente con la que nos venga la ocurrencia tendrá etiqueta de amistad indeleble hacia nosotros.
.
Siete días, señores, y whisky y otras delicias pasarán por nuestros paladares. No rajen. Del 25, cuando amanezcan crudos, al 28, hay tres sabios y prudentes días de recuperación. De lo que sí no respondo es del 29, cuando vuelvan a aparecer en "estado inconveniente", como dice mi beatísima madrestad, al 31, cuando seguro van a volver a entrarle duro a todo lo mezclable, bebible y tragable -si no los conoceré-. Entonces ya están. La fiesta oficial, si mal no imagino, será una entrada llega de alegría y felicidad, recordando los, a gusto de un servidor, mejores momentos de este Baile, o los más significativos, además de un Baile de la Coma completamente remodelado, que ya se lo tienen merecido. Va a ser muy similar al que ustedes ven, pero con mucho, mucho, mucho más ángel y fácil lectura. Ya están. El Club del Medio Baile pronto entrará en sesión.
.
¡Salud!

2 comentarios:

Alejandro Bercini dijo...

Primero y antes que entrar en la "felicitancia" por su muy próximo aniversario, permítame hacerle un reproche el cual no puedo dejar pasar así nada más, mucho menos considerando mi pequeña - o quizá gran - obsesión por la ortografía.

En el sexto renglón de la presente entrada a escrito "aprovación" en lugar de "aprobación", cuyo error podría ser únicamente justificable de encontrarse en estado de ebriedad mientras redactaba, de no serlo así, me veo en la penosa necesidad de reprimirlo, esto considerando su muy buen trabajo y siempre impecable ortografía y redacción.

Ahora pues, dejando de lado los reclamos y regaños, procedo a dedicarle, de manera anticipada, algunos aplausos por su primer aniversario como un Blogueridependiente, cuya adicción es bastante notable y admirable.

Y quema mucho el sol, y más la luna, ¿verdad? lo siento, pero ahora con tanta formalidad en el trabajo es un poco difícil quitársela de encima, ya intenté hasta con jabón Zote y nomás no cede la burocrática formalidad exagerada, jajaja.

Un abrazo desde Wonderland. Su servidor y el séquito de amigos imaginarios y protagonistas de estas tierras esperan con ansías las remodelaciones que en honor al aniversario se llevarán a cabo.

Por cierto, me impresiona el desempeño de sus informantes que han descubierto mis fotografías rondando por ahí en internet, mientras no sean indecorosas todo bien. Ya he cambiado la imagen del perfil, esperemos sea de su agrado, y si no, con gusto recibimos sugerencias. =)

Victor H. Vizcaino dijo...

Sin muchos comentarios sobre esta entrada, mi mente bloqueada, pensativo en la crisis, y las crisis crean cambios, y que crees?????, me hecho un clavado en tu mundo de letras y hablas del cambio, lo cual me agrada, la esperare con ansias.

Saludos cordiales.