domingo, 12 de octubre de 2008

Pa' familias la mía.

Esto que hoy les traigo es en realidad la crónica de un domingo poseso de desidia. No, no debía ser así. Debía ser un domingo de harto trabajo, harta dedicación al estudio, harta Sor Juana -ya sé que se las debo, la entrada sobre la monja jerónima más famosa de la historia, pero cuando llegue va a ser de calida', se los prometo-, harto Quijote, harto Quijote y harto Quijote. En lugar de eso, este fue un domingo de harta flojera, harta televisión y harto no hacer nada. Hago este aviso sumario para que no crean que lo que voy a enunciar a continuación es el resultado de un análisis profundo del contenido televisivo de este fin de semana. Nada de eso. Esto es desidia, desidia pura.
.
Brothers and sisters es una absoluta cachetada televisiva. Nunca en la historia de mis años como televidente había sido yo testigo -que es lo mismo que "había yo sido testigo" o que "testigo había sido yo"- de una tan malintencionada y evidente remembranza de progenitora a mi sentido del gusto -que casi, advierto, no existe-. Ya estoy escuchando a toda la recua de fans de la serie de Universal Channel vociferar y proponer mi nombre como primer candidato a la quema inquisitoria si la Inquisición regresa.
.
Pues hagan lo que quieran, que hasta quemado seguiré diciéndolo: Brothers and sisters no es nada más que una absoluta y muy mal planeada telenovela estadounidense. Bájenle al nivel de fanatismo y lean: la serie sigue las andanzas -es un decir- una madre de familia -tentativamente- cuyo único chiste es escupir hasta tres galones de lágrimas por capítulo -a veces se las echa por minuto-, y toda la bola de hijos que tuvo con un esposo que le puso el cuerno: una republicana ( que es como decir panista, pero más recalcitrantemente conservadora ), una abogada con esposo con complejo adolescente, un gay, un exdrogadicto enlistado en Iraq y un empresario de malos pelos-.
.
Y ya, la cosa no va a más que exponer las ridiculeces de una bola de gringos clasealtamedieros que no hacen más que abrazarse, echarse en cara sus inconsistencias y descubrirse sus vínculos amorosos truculentos y chingüengüenchones. Eso no es el argumento de una serie: es una vil, rascuache e improvisada telenovela -cuando mucho-.
.
La cosa es que nos la venden con empaque gringo y la compramos -yo no, quimosabi, yo nomás la veo comprar- como si fuera la gran cosa. Sally Field se luce en su papel de madre llorona, es cierto, pero fuera de ella, que siempre se luce llorando, en el papel que sea, el resto de la cuasiserie-telenovela y su argumento no merecen más espacio en el mundo que el cesto de la basura.
. Hoy, cuando discutía con la menor de mis hermanas esta cuestión, llegué a la conclusión, y se la hice ver, que todo este asunto llevado a México se llamaría algo así como "Familia de lágrimas" y la cosa saldría mejor librada que en el original -es un decir- anglófono. Sally Field y su perfectamente madura figura sería reemplazada por una muy curvilínea y ojos bonitos Angélica Aragón, y el resto de los protagónicos se dividirían entre alguno de los Bichir, alguna de las Anas -de la Reguera, Claudia Talancón, Lasalvia-, y quizá hasta la Ceci Suárez entraría al quite. Se alargaría hasta el cansancio -la "serie" norteamericana pinta para eso, pero no me hagan mucho caso-, y al final una nave extraterrestre aparecería para llevarse a Margarita Gralia, todos se casarían y el resto del último capítulo sería utilizado en explicar cómo se filmaron los primeros diez minutos. Eso es televisión y no estopas aceitosas.
.
Pero mi hermana no me escuchó. Con eso de que ya tiene vestido de novia en la mira, y de que el novio ya firmó declaratoria en la Iglesia -que es como el presuicidio-, anda muy concentrada en sus cosas. Se limitó a ver cómo Sally Field se limpiaba los mocos y luego le pasaba el pañuelo a otras de las Walkers -¡ah, lo olvidaba!, la familita se hace apellidar "Walker", que es lo mismo que caminante pero en otro idioma... ¡háganme el h. favor!-
.
Pero como yo ya me acostumbré a que no me escuche, les paso el dato: a la misma hora que Universal se pone la soga al cuello con semejante patraña, TV Azteca está retransmitiendo los capítulos de una de sus telenovelas más estratégicas y abrazables, precursora del hitazo de Mirada de Mujer. Me refiero a la bien protagonizada y mejor escrita, siempre memorable, Todo por amor. Vale la pena echarle un ojo. Bueno, si ya están desperdiciando su preciado tiempo en la caja idiotizadora -mírenme a mí, dedicándole una entrada a semejantes basuras protoclásicas-, por lo menos busquen caviar en los restos pepenados. Ya dije.
.
¡Salud!
Faltan 48 días para la Feria Internacional del Libro en Guadalajara 2008.

2 comentarios:

Alejandro Bercini dijo...

Oh Dios! hoy me has dejado perplejo! he visto de todo (casi), pero nunca pensé que te pondrías a escribir de "Brothers and sisters"!! Que es una de las más rídiculas cursilerías de la televisión norteamericana - aunque casi todo lo es - por eso prefiero las comedias estúpidas - que eso de ser estúpidos les sale muy bien a los gringos - así desconecto un rato mi cerebro y me rio de todo, para que perder el tiempo viendo el drama de una cuasi familia americana cuando puedo protagonizar mi propio drama. He dicho!

Saludos desde Wonderland!

Wendy Piede Bello dijo...

Yo solía verla de vez en cuando, hasta que decidí dejar de creerme esa burla gringona de shit. Cabe el anglicismo, ¿o no?