lunes, 29 de septiembre de 2008

Nubia y otras chicas del montón.

Nubia Macías es más que una mujer, incluso más que otra de las sorpresas que el último trimestre de este 2008 -que cada vez huele más a punto final- me ha traído. Es también más que mi entrevistada de hoy, y todavía más que la directora del evento por el cual muchos, incluyéndome, nos animamos a pasar en Guadalajara más meses que de enero a octubre. Es, por sobre todo lo que ya dije y quizás un poco más, un ser humano hábil, inteligente y dispuesto, lo que la convierte, así sin mucho afán, en algo cercano a un semidiós.
.
Ya, ya, puedo escuchar la gritería en la tribuna, la multitud de lectores en franca comfrontación. "¿Ha dicho semidiós, el descarado?", "pero, ¿sabrá su madre la calidad de hijo que ha traido al mundo? ¿Estará enterada que le representa una derrota como mujer íntegra colocar en criterio de vida a un ser humano como éste, tan rascuache y malvenido?" "¿Quién lo quemará?" Sí, está bien, que la letra se hizo para criticarse. Critiquen, todos y todas, todas y todos -nótese cómo uso letras de más y gasto espacio en insignificancias, nomás para juntar más líneas-, que para eso se hizo este blog, y no nomás para que mi palabra mande y la de todos ustedes escuche.
.
Pero sí, Nubia Macías es casi un semidiós. Y no la convierto en semidiós completa -debería decir semidiosa, pero su calidad de ídem le impide someterse a criterios de clasificación-diferenciación sexual- nomás porque ya comprobé que sí es de carne y hueso, y hasta me presumió su mano esguinzada por recorrer Gdl en bici de noche.
.
Uno esperaría, de la directora de la Feria Internacional del Libro en Guadalajara, la más grande -más mejor- del mundo en español, y según me cuentan, porque yo no he visitado las de otros países, la tercera más grande del mundo, uno esperaría, de la mujer que ha dado la cara por el magno evento durante los últimos cinco años, respondiendo con toda gallardía a su trémula responsabilidad, uno esperaría de ella dolo, frialdad y dureza. No se ganan esos puestos por sonreír y dar las gracias, diría mi conciencia, que diario anda reprimiéndome el impulso.
.
Pero nada, nada de eso. Nubia "Todoterreno", como acertadamente le apodó el caricaturista Falcón en cierto cartón el año pasado, aludiendo claramente a la capacidad que tiene Macías de estar en todos lados y sortear múltiples dificultades con presteza y soltura, se prestó a la entrevista con profesonalismo, sinceridad y todas las de la ley, dejando muy en claro que no está en el lugar que ocupa por casualidad, su cara bonita o algún otro artilugio del encanto. Es directora de una de las más grandes empresas que tiene la Universidad de Guadalajara dentro de su corporativo comandado por Raúl Padilla, por puro y soberano talento esforzado. .
Y es que su hábito es dirigir. Tiene un gran, gran, gran -en más de un sentido de la palabra- equipo de trabajo, que le ahorra, entre otras cosas, la molestia de tener que andar persiguiendo en persona a Fuentes y Garcías Márquezs por todo el mundo para pedirles de favor se den una vueltita por Guadalajara. Pero su equipo de trabajo -gran, gran, gran- no funcionaría como lo hace si no fuera porque Nubia ha implantado el sistema de organización de tiempos y presupuestos de la Feria que actualmente la convierte en un evento importante en números, impacto social y hasta capital humano para el mundo editorial en español.
.
No me negó ninguna respuesta, ninguna sonrisa ni ninguna mirada clara, directa a los ojos. Ni siquiera desvió el tema, o dirigió su propio diálogo, cuando le disparé dos dardos dolorosos: uno referente al conflicto recién vivido en el interior de la máxima casa de estudios del Estado de Jalisco; otro, relacionado con su "metida de pata" más garrafal. A lo primerio respondió que a la Fil no la mueve ni Matute Remus -sí, el señor cuya estatua está recargada en el edificio de Telmex sobre Avenida Juárez- gracias que es fuerte cual roble en sus mocedades; a lo segundo, tras pensarlo realmente muy poco -yo hubiera contestado con un simple y sincero "uuuuuh, ¿por cuál empiezo?"-, otorgó un claro: "Mi ingenuidad", para luego expresar, sincera, que mi pregunta le había parecido drástica.
.
Osea que, además de sonriente y profesional, maneja las relaciones públicas como comerse una dona. ¿Ven lo que les digo? No me animé a preguntarle si estaba soltera o comprometida -negó tener hijos, by the way-, pero de estar libre yo que ustedes, muchachones de Jalisco, le buscaba el lado a la nativa de San José de Gracia, Jalisco. Yo en lo personal no me animo porque eso sería, siendo ella semidiós y yo simple mortal, como una blasfemia gacha gacha. Pero el que de plano no crea en esas cosas, o a quien la Fil le dé lo mismo -Dios perdone su insensatez-, haga fila y tome su número. Nubia rules.
.
Ya bajando al suelo, admito que es una gran mujer, muy profesional y culta. Comete errores, como todos, y eso la hace más entrenada, más entrona. "Todoterreno", saaabe. Luego pienso también en el resto de mujeres que conozco que pondrían de buen humor a Sor Juana Inés de la Cruz -ahí luego les cuento de ella, que traigo el tema atrazado y la investigación acumulándose-, gracias a sus inteligencias y bellezas particulares.
.
Pienso, por ejemplo, en La Pau, cuya directa observación de mi persona me dio el pase a esto del mundo de las entrevistas y el periodismo, los pases de prensa y las Fil gratis. Pienso también en La Casicasi, cuya inteligencia cinematográfica es directamente proporcional a su habilidad dancística. Y en todas las demás, La Wendy, La Traviata, La Zucaritas, La Prisciliana, etc., etc., etc., que formarían un buen grupo de musas para cualquiera que necesite inspiración estética. ¿Será acaso que el poder nunca ha sido nuestro realmente, y nomás nos han estado dando atole con el dedo? Sospecho con sospecha de sospechosismo.
.
¡Salud! PD: Por la festividad que el evento nos simboliza, los que formamos El baile de la coma, tras mucho discutirlo en sesión extraordinaria editorial, hemos decidido llevar la cuenta regresiva a la Fil 2008 a partir de esta entrada. Así que va: Faltan 61 días para la Feria Internacional del Libro en Guadalajara.

1 comentario:

Wendy Piede Bello dijo...

Mientras más tíos conozco, más quiero a mi perro