martes, 9 de septiembre de 2008

Clic.

Lo que reproduzco a continuación es una breve conferencia telefónica que sostuve el día de ayer con mi sapientísimo y dador de boletos de avión hermano mayor. Queda. Doy fe.
.
Riiiiiiing. (Nótese la perfecta imitación onomatopéyica que acabo de aventarme). "Yo de aquí pa'llá, ¿quién de allá pa'cá?" "Güey..." (increíble cómo uno puede reconocer una voz que le ha hablado clarito durante sus veinte años de existencia en una sola emanación vocal) "¡Quiobo, güey!" (nótese cómo a una locución verificacionista del canal de comunicación sigue otra igual, indistintamente) "Nada, hablaba para decirte que te vengas bien abrigado, porque esta ciudad se está poniendo cada día más "friyita", y no quiero regresarte a tu rancho tapatío seudo ciudad con afanes de provincia metido en un cubito de hielo" "¿Por qué?" "Porque además de todo eso genera sobre equipaje y el que terminaría pagando sería yo" "No, digo, ¿por qué está frío?"
.
(El silencio al otro lado de la línea casi me hace reconsiderar mi pregunta. Casi.) "Pues... ¿cómo que por qué va a estar frío, güey? Porque esto es una ciudad de altura, no como tu rancho tapatío seudo urbe con afanes de provincia, que por poquito y le toca playita" "Ah... ¿y eso qué?" (fíjense cómo el que da derecho a hablar es uno, el que escucha es uno, el que pregunta es uno) "Pues que más te vale que te traigas chamarritas cuando vengas, porque yo no te voy a prestar las mías" "Aaaah..." "No, no inventes, siempre las manchas de cosas cuando comes" "No es cierto. Hace mucho que no mancho tu ropa" "Porque ya no vivo contigo y ya no te la pones, güey" (aquí un silencio estratégico de mi parte indica un "buen punto").
.
"¿Ya comprobaste lo de los boletos de avión?" "Sí, sirven para entrar a la nave y llegar a un aeropuerto" "No, güey" "Sí, te lo juro" "No, cabrón, digo que si ya hablaste para confirmar que todo esté en orden con ellos" (aquí otro silencio estratégico va en lugar de un "¡maldita mi memoria de moscardón!") "¿No has ido? ¡Chaparro!, te lo sugerí hace dos semanas" "Sí, pero mi cerebro tiene el tino de sugerirme otras cosas cuando tú me sugieres lo que me sugieres. Además, ¿qué podría estar mal?" "Pues todo" (aquí mi apreciado hermano deja más que clara su postura fatalista en lo que a viajes y experiencias de la vida se refiere) "No, no todo, mi barniz de uñas, te lo prometo, va a llegar intacto" (dos segundos de silencio indican un "¿qué me está diciendo este güey?") "Tú no usas barniz de uñas" "Pues no, por eso digo que va a llegar intacto" .
.
"Bueno, habla en cuanto puedas. ¿Ya le pediste a Éricka la maleta que quedó de prestarte?" (aquí otros dos segundos de silencio vuelven a maldecir mi memoria) "¡Chaparro! No quiero que de última hora, como diario, andes empacando nada más lo que te encuentras y luego llegando aquí tengas que ir a comprar ropa" "No, para eso bajé tantos kilos, para poder usar tu misma talla" "Sí, chucha, ¿tú y cuántos más?" "No, yo solito quepo" "Es en serio" "Sí, también lo es el hecho de que Éricka vive muy lejos y yo todavía no consigo carro" "Porque no has querido" "Además, a todo esto, ¿qué te preocupa? Si el que va a andar desnudo en la ciudad de México voy a ser yo, el que va a traer ropa manchada voy a ser yo, el que va a perder su avión voy a ser yo, ¿tons?" (silencio en la línea indica en este punto un claro "lo estoy meditando") "Tienes razón, nada más que te advierto que yo no recibo en mi depa letrados desnudos ni manchados, ni mucho menos que no llegan porque no se pusieron las pilas para llamar a su aerolínea... " "No, mía no, ni que yo fuera rico" (comentario olímpicamente ignorado) "... y comprobar el buen estado de su reservación aérea".
.
"Bueno, ya, ya, si prometo que llamo, y que preparo mis cosas, y que voy por la maleta, y que me pinto las uñas, ¿te quedas tranquilo y dejas de llamarme cuando estoy en plena conferencia de prensa?" "Lo pensaré, pero dime que me amas, golfa" "No, porque luego esto se pone muy comprometedor y no podré subirlo a mi blog" "¿Vas a transcribir esta conversación, perrrsa del mal?" "Quizá lo haga si sigues joteando y yo tengo así oportunidad de dejarte en mal con todos mis lectores" (balbuceos de indignación) "Ah... ah... pues... pues entonces no estoy" "Ah, pues entonces no vine" "Te veo el sábado" "Hey" "Te amo" "Hey" "Dime que tú también me amas" "No, porque eres mi hermano" "¿Y eso qué?" "Que luego el que queda mal con sus lectores soy yo" "Chicos, cuando no está de aparentador, suele decirme que me ama" "Hey" "Ciao" "Hey"(clic).
.
¡Salud! (clic).

3 comentarios:

Wendy Piede Bello dijo...

Par de... guapetones. Los amo. Salúdame a Benajmín, dile que aunque tengo novio, sigue levantando bajas pasiones en mí, aunque seguro escuchará eso como tu "mía no,ni que fuera rico". Pero más te vale que le digas, quiero que describas su cara cuando te escuche -o no- para alimentar mis fantasías.
Y si dices te amo.

Anónimo dijo...

Soy el hermano difamado de este elocuente pero mordaz literato!!!
Exijo respeto a mis arrugas y a
mis ya nacientes canas!!! Hay
mil puntos qué aclarar. Aquí
van sólo unos:

1) Yo no le llamé. Me llamó él
mismo, su Cervantina Majestad, interrumpiéndome él a mí, en plena junta de proyectos sociales. Temo que esta perra es una "fresa-burguesa-capitalista encubierta" que quiere sabotearme.
2) Lo de la maleta y el boleto es
cierto, pero al Señorito si no
le recuerdas, es capaz de olvidar
hasta cambiarse de calcetines!! Ustedes ya lo habrán sufrido bastate, o no?
3) Yo no mariconeo con él por
teléfono y menos le exijo que me
diga que me ama. Somos hermanos, y dan ñáñaras. Eso es para mis
novios y para las bestias arcoiris
de la Zona Rosa de esta Capital de
los imecas. Las cuales, por cierto, parecen reproducirse como los pokemón en los 90s!!! Hay cada quimera....
4) Jamás dije que Tapatilandia
fuera un "rancho tapatío seudo urbe con afanes de provincia, que por poquito y le toca playita".
Tal vez lo he pensado muchas veces,
pero nunca lo he dicho. Ya se sabe lo violentas que son las hordas tapatías conservadoras. A un amigo mío ya lo andaban linchando allá por haber dicho que la Virgen de Zapopan era la antepasada directa de las Barbies. Claro que al insulso se le ocurrió decirlo en plena romería y frente al cardenal. A parte
una de las cosas que me dan
esperanzas respecto al crecimiento
mental de GDL es el grupo de amigos
de mi hermano, a quienes admiro y
respeto por usar la cabeza para
pensar y no sólo para ponerse
spray o gel. Enhorabuena por
ese grupo tan pensante y simpático.
Lástima que en GDL me los discriminen y maltraten tanto por ser auténticos. Muchachos, están cordialmente invitados a esta Megalópolis cutre, insegura y contaminada, pero honestamente mucho más tolerante, cultural y divertida que otras ciudades. Acà seguro los tratamos mejor.
4) Gracias Wendy por lo de "guapos". Ya está muy devaluada la moneda, pero todavía brilla. Merci!!
5) Agustín Madrigal de la Cruz Saavedra Hita Y Poniatowska: el hecho de que el pleito de medias y tacones Briseño-Padilla te tenga estresado no te da derecho a escribir blogs donde das voz a un personaje que no soy yo!!! Espero con ansia que arrives a esta Capital para hacerte pagar tu afrenta. Te voy a dejar solo en la estación Pantitlán del metro a las 12 mediodía para ver si encuentras el camino a casa. O mejor, en la Balderas a las 10 pm. Te van a agarrar entre 5 o 6 y no precisamente para hacer una tertulia literaria. Que Dios te perdone!!!

Wendy Piede Bello dijo...

Amén.
Gracias por la invitación y la consideración.