miércoles, 25 de junio de 2008

La que es linda, es linda.

De nuevo el que me trajo el dato -es increíble lo poco informado que ando últimamente- fue mi buen amigo El Apapachoquealivia -sí, es el mismo que antes era El Vic, pero como su primer apodo irremediablemente remitía al mítico ungüento anticonstipación, pues el ingenio de mis informantes pudo más que el derecho gramatical del nombre propio-, quien para eso de llevar de un lugar a otro notas importantes se pinta solito y hasta va que vuela.
.
Sucede que, si bien no suelo abrir correos electrónicos que contengan la temible y asquerosa leyenda "Fwd", osea, de la voz inglesa "forward", archivos reenviados a destajo, cadenas en muchas ocasiones, con el del Apapachoquealivia hice una excepción la semana pasada y me llevé una grata sorpresa: con su singular tono conminativo -a la "vayan, vean y me cuentan"-, El Apapachoquealivia me invitaba a mí, y a otros tantos contactos, a entrar en cierta dirección web -no se ofusquen, la incluyo al final- en la cual estaban -están, quimosabi- pidiendo votar por las banderas del mundo, esto para otorgar algo que bien podría haberse llamado Miss Bandera 2008, pero que tiene el -funesto y poco mercadológico- cursi nombre de "La bandera más bonita del mundo" -cualquier parecido con alguna frase emanada de Topo Gigio, es pura (y letal)coincidencia-.
.
Pues corrí pa' entrar y enterarme que la página está auspiciada por el sistema español de noticias 20 minutos, y también que si uno da un cierto puntaje a la bandera que más le late -están todas las que se puedan imaginar, desde la de Israel hasta la de Brasil-, al final del certamen -que durará hasta el 7 de julio- se elegirá, o más bien, se anunciará a la elegida, con bombo, platillo y tamborazo.
.
¿Qué qué criterios se usan para juzgar a una bandera? Creo que el bobalicón nombre lo dice todo: que sea "bonita". Esto me recuerda al buen Chavadaba con aquella anécdota que cierta vez trajo a mis oídos en alegre fiesta, sobre un bar de esta mi ciudad -también suya, si me ayudan con los gastos de los MTV Music Awards que nuestro afan(oso) gobernador nos quiere endilgar- que solicitaba meseros con un requisito básico: "ser guapos". ¿Y como ahí qué? Pues con el criterio del gerente manoseador y la gerenta libidinosa, me doy el lujo e imaginar.
.
A mí la idea me suena bastante bien, sobre todo porque hasta esta hora -yo acabo ya de emitir mi voto-, México va ganando con una buena porción de votos sobre su competidor más cercano, Perú -si alguien me dice qué significa ese gorrito amarillo serpentoso que aparece en la parte baja de su escudo de armas, quizá me regreso y les doy al lábaro patrio peruano los cinco puntos que cree merecerse-.
.
Si alguien me preguntara ahora, ya validado el sufragio, ¿por qué México?, tendría que responder algo distinto a "porque es mi Patria, pringaos", ¿no? Pues sí, hay algo más, una razón de más peso que el puro asunto toponímico: la idea de que tras siglos de invasiones, dominios, culturizaciones, conquistas y poblaciones, pestes, atentados, huracanes, erupciones volcánicas, golpes de Estado, revoluciones y hasta cambios políticos sobresalientes, seguimos teniendo en cuenta esa historia mitológica -increíble, claro- del grupo de "amables" y "ordenados" protoaztecas recorriendo medio país hasta encontrar -ay, así cualquiera- un águila de tanto números de plumas, parada con una inclinación de tantos grados hacia el noroeste sobre un cactáceo de determinada y específica especie, devorando una serpiente de tanta longitud, con media ala extendida en específica amplitud angular, a mí esa idea, perdón ustedes, de que haya salido todo tan bien en un principio, y que todavía hoy tengamos en cuenta la cuestión, me parece de maravilla y me trae muy buen augurio.
.
Después de todo, creo yo, si México llega a explotar, y las cosas se ponen peores, siempre quedará la oportunidad de salir peregrinando hasta encontrar, ¿qué se yo?, un Mc Donalds parado sobre una pirámide indígena devorando la producción local de algún grupo de latifundistas guatemaltecos, o un Starbucks bien puesto sobre un complejo habitacional devorando los precios del café colombiano, o... ahí le paro. Creo que el punto ya se entendió.
.
Les dejo la página, nomás para que no vengan llorando luego con que hago esto a medias... sí, bueno, y también para que voten (vóóóteleeee).
.
¡Salud!

1 comentario:

Wendy Piede Bello dijo...

Ya voté. México e Israel son las que más me gustan.