lunes, 2 de junio de 2008

Exponer la casta.

Conforme a lo que muchos seguramente ya estaban pensando, la exposición de hoy no nos quedó tan mal. Crédito aparte para La Malagueña y La Zucaritas, que sacaron bien la casta a pesar del poco tiempo que éste charro suyo les dio para planear la movida en público.
. Y es que cuando le pedí de favor a La Malagueña, ello ante mi estrés y su dominio avasallante del tema, que me ayudara exponiendo una parte del trabajo, esa mirada suya que indica, tras de sus lentes, que el mundo se le está apelotonando entre las cejas, apareció de pronto. Pero no dijo que no, y de eso sí estoy seguro, porque tiene más pantalones que los que uno puede haber visto alguna vez en una mujer -Beatríz Hernández, la fundadora de esta Perla Tapatía, con todo y su "El rey es mi gallo" le hubiera cedido el micrófono para cantar las de Paquita-.
.
Así que La Malagueña, que además de todo leyó más que nadie para poder trabajar su exposición, se plantó bien frente a la clase y sacó su parte sin un guión descente en la mano -el descente lo olvidó en su casa-. Pero no lo necesitó, ni el guión, ni su casa, ni nada más. Expuso de pocas pulgas y se aventuró a adentrarnos en eso que ella bien dio en llamar "psicología cognitivista" -no intentaré explicarlo, no por lo menos mientras este baile siga siendo familiar-.
.
Y luego -bueno, fue antes, pero por orden ortográfico le tocó primero aquí a La Malagueña-, La Zucaritas tomó la palabra y se dejó ver bastante viva en esa cuestión de platicarle a muchos lo que entendemos pocos -no me incluyo, quítenme por favor-. Sacó adelante el barco y lo llevó a buen puerto, sin angustiarse demasíado -el día que los dos estemos angustiados al mismo tiempo y en el mismo nivel, arderá Troya-.
.
Total que pese a los esfuerzos del tema por sacarnos de la jugada, las hábiles mentes de dos mujeres tomaron la delantera y le pusieron una santa tunda a todo ese hilado de incomprensiones que son los referentes y las construcciones lógicas. Total, que si vale la pena ser golpeado por algo en este mundo, es mejor que sea por una mujer -o por una caja fuerte repleta de billetes, o por los veinte tomos de la Enciclopedia Quillet, o por...-.
.
Sí, mundo, señoras y señores: de eso están hechas mis amigas.
.
¡Salud!

1 comentario:

Wendy Piede Bello dijo...

Aunque Chava (entre otros) se haya dormido, me vale madres, tengo un par bien puesto. Tenemos: ¡A huevo!