lunes, 21 de abril de 2008

Tiempo al tiempo.

"Lo mismo que me sorprende que un oficinista de banco nunca se haya comido un cheque, asimismo me asombra que nunca antes de mí, a ningún otro pintor se le ocurriese pintar un reloj blando".
.
Sí, ya se me está haciendo costumbre empezar las entradas con frases célebres. Pero esta, tómenlo en consideración, es más célebre que las otras. ¿Porque lo dijo un gran estadista, o un ídolo de mi juventud, o un estratega militar, o el Peje? No, nada de esas patrañas. Porque lo dijo uno de los pintores cuyos cuadros más han reclamado mi atención en los reducidos años que llevo viviendo sobre la Tierra: Salvador Dalí.
.
Nacido en España, para ser más exactos en Gerona, Cataluña, el también escultor y cinematógrafo soltó esta frase -difícil sería dar otro verbo a entender: Dalí, cuando no soltaba obras de arte, soltaba frases- al preguntársele sobre su entonces recién creada obra maestra: La persistencia de la memoria (1931). Y hubiera dicho más si le hubieran dado chance.
.
La imagen, si no la tienen en la mente -lo cual me resultaría raro de creer, muy raro-, o si no la quieren ver aquí mismo reproducida, consiste en un paisaje algo abandonado donde lo único extraño -?- que se puede ubicar en todo el panorama es la presencia de cuatro relojes de lo más inconsistentes: uno cuelga de la rama de un árbol, el otro se recuesta lánguido sobre una roca con pestañas, uno más parece a punto de caer, en calidad de huevo frito, de la orilla del muro en la cual se sostiene con dificultad. El último, quizá el más extraño de todos, es un reloj de bolsillo -sí, de esos que usan los maquinistas en las películas western- al que se lo están devorando las hormigas. ¿Y la Cheyenne, apá?
.
Consumido por el tiempo, por el tiempo que va y viene y no se digna en ser amordazado ni controlado por nadie, el ser humano sufre... y mucho. De los pasos entre sus etapas vitales, en los cuales siempre le sobreviene una crisis, hasta la demanda de cremas antienvejecimiento -que lo único que hacen es envejecernos más rápido con la simple idea de que nos estamos haciendo viejos-, la verdad es que ningún ser humano escapa a la idea del tiempo inconsistente, inflamado en el ego de ser sólo él, a duras penas Dios, amo y señor de nuestra historia.
.
Dalí pintó el cuadro, sí, pensando más en el tiempo como abstracción incontrovertible, intransigente, ineplasmable. Yo, porque no sé pintar, y porque además me resulta endemoniadamente difícil pensar como Dalí lo haría, prefiero creer que el tiempo, más que imposible de pintar, es imposible de entender. Y además, claro está, ganaba poco el surrealista catalán pintando relojes por querer pintar el tiempo, que, encima de todo, el desgraciado, es inenarrable.
. No, no crean que me estoy volviendo loco. El tiempo viene a colación como tema en este baile porque ya me he dado cuenta que él es el eterno enemigo con el cual, a fuerza de ser reportero, nunca he de reconciliarme. Así que, si no puedo contra él, he de unírmele hasta hacerle la vida tan imposible que deje de andarme contando los minutos y racionándome las horas. ¿Y si no se deja? Pues lo frío como huevo. Ya dije.
.
¡Salud!

3 comentarios:

Butterflied dijo...

Qué gran entrada, dios mío.

He estado un tiempo bastante ocupada y me limitaba a escribir en mi blog y a no pasarme por los de otros, por falta de tiempo y quizás también, de ganas de empatizar...

Hoy me he permitido el lujo de tomarme la mañana libre. No me apetecía estar toda la mañana escuchando a un profesor bastante chulo y creído, hablar sobre el hipotiroidismo, cuando yo me he pasado toda la noche llorando, con mil cosas en la cabez y una en el corazón; y sobre mí no van a escribir ningún libro, ni va a haber una cura, unas pastillas, para lo que me pasa.

Así, he llegado a tu blog. Y he de decir que como siempre, tu uso de la palabra me ha encantado.

Hoy no estoy "muy católica", como se suele decír en mi tierra cuando un no está muy en su sitio... Así que espero ponerme mejor y poder seguir leyendo lo que escribes Y poder yo escribir entradas con menos paranoia xDDD

En fin, un besazo de ultramar (??)
xDD

Dios, hasta hecha polvo no dejo de hacer el ganso... :$

Die Wörter des Vagabund dijo...

escribes demasiado, me pierdo un par (varias) de semanas y me encuentro como con un titipuchal de entradas... asi que a ojo de buen cubero decidi comentar de manera random... el tiempo no existe y punto, digan lo que digan ¬¬

Wendy Piede Bello dijo...

Yo opino como Tahui, el tiempo no existe, por eso yo lo desperdicio viendo La casa de los dibujos, resulta que el matrimonio se aprobó, par de maricas, se ganaron la consideración del rey.