viernes, 7 de marzo de 2008

Women on top!

Ya lo vieron, no tengo qué decirlo. Hoy, como homenaje merecido, este blog deja su tono macho por excelencia y se tiñe de rosa, fiucha y lila. Hoy, a modo de agradecimiento a todas ellas, este blog cede su programación normal a la lucha feminista, la liberación del pensamiento y la teoría del género, a la profesionista, la licenciada, la amada, la exitosa. Hoy, sin mejor opción, este blog es un "gracias", un "viva", un "¡arriba y adelante!", un "felicidades". Hoy, porque así debe ser, este blog es un himno a la mujer.
.
Lástima que sea una vez al año. Yo, catalogado por la célebre Sabina Berman como "lesbiano", tiendo a leer a más mujeres, escuchar a más mujeres y ser amigo de más mujeres. Los hombres, quizá por su inevitable capacidad de creer que lo poseen todo, que lo saben todo y que lo pueden todo, me son nada. Entre mujeres me crié y a entrar en ellas me enseñé. Acceso a sus corazones sin el menor de los prejuicios ni las dudas, y salgo de ellos, como ladrón sigiloso, llevándome lo mejor y dejando lo mejor, lo más sublime que hay en mí. Si fuera más de una vez al año, si el Día Internacional de la Mujer fuera más seguido, yo estaría feliz, contento de poder dar más "gracias", más "vivas", más "¡arribas y adelantes!", más "felicidades".
.
Pero no lo es. Quizá porque de lo bueno poco, y de lo sublime todavía menos. Aún así, este día es causa de celebración. Hoy, gracias a no otra cosa que ellas mismas, ya las hay doctoras, maestras, cantantes, soldaderas, camioneras, taxistas, directoras de festivales, presidentas, pintoras, médicos, accionistas, ecologistas, propietarias. Hoy, gracias a no otra cosa que sus capacidades, se les reconoce en un mundo que, por un arrebato lánguido y cruel de la Historia, les pertenecía primero a ellas, estaba bajo su seguro don de mando, hasta que les fue arrebatado por los quisquillosos y celosos hombres.
.
Hace poco, platicando con mi buena amiga La Prisciliana, llegué a la conclusión de que las mujeres no volverán a tener el poder del mundo en mucho tiempo. No porque no lo merezcan, o porque yo esté en contra de esa idea -todo menos esto último-. No lo harán porque, ahora que se acercan a él de nuevo, descubren que es mucho más provechoso compartirlo que tenerlo entre sus manos como gema divina, preciosa, irremplazable. Lo entienden y entonces están dispuestas a compartirlo. ¿Y los hombres no? Pregúntenle a Chavez, o a Pinochet, o a Batista. Pregúntenle a Hidalgo, o a Villa, o a Díaz. Pregunten y obtengan respuestas. Yo, por si o por no, prefiero preguntarle a Bachelet, o a Indira Gandhi, o a Butto. Ellas, sí tienen experiencia para gobernar y no dejan que la vida se les vaya en pleitos con el espejo o la nación. Ellas, sí rifan. No, no rifan, mandan.
.
¡Salud!

1 comentario:

Wendy Piede Bello dijo...

Pos yo digo que ¡a huevo! Las mujeres arriba. Lo siento Agus, estoy dormida.