miércoles, 13 de febrero de 2008

466, pero bien cumplidos.

Mañana esta ciudad, que no me vio nacer pero que sí me dio asilo político -a mí y a mi familia- hace 18 años, cumple sus 466. Como verán, el porcentaje que he pasado de mi vida en esta ciudad occidental de mi país no se compara en nada con la cantidad de años que Guadalajara tiene viviendo bajo el título de "Ciudad". Y lo que no ha visto correr por sus calles, las lluvias que no ha contado y los gobiernos que no ha padecido... . Pero hoy, a 466 años de haber pasado su examen de admisión, Guadalajara es todavía la ciudad de las tortas ahogadas, la jericalla, las Chivas y los problemas fluviales. Hoy, a 466 años de su inicio formal de actividades, a Guadalajara todavía se le estanca el agua cuando llueve y Guadalajara todavía crece como si padeciera gigantismo. Hoy, a 466 años de que Beatríz Hernández soltara aquella célebre frase de "El rey es mi gallo y yo aquí me quedo en su nombre", harta de andar peregrinando durante años y hacer otras tres infructuosas fundaciones, como si nada más hubiera por hacer en el mundo que no fuera fundar ciudades, hoy, a 400 años de la rendición casi final de los grupos caxcanes de la zona, Guadalajara es todavía la ciudad de la desigualdad y de la marcada asintonía entre las clases sociales que en ella conviven. . Guadalajara no supera a los pedigüeños en los cruceros, a los cada vez más agresivos limpiaparabrisas de las esquinas y la cercanía de los altos mandos católicos con los altos mandos gubernamentales, quienes siempre hacen pensar que política y religión son dos cosas que mezcladas, cuando no forman un vomitivo, pueden causar la muerte. Guadalajara, hoy por hoy, sigue sufriendo las injurias impuestas por los capitalinos, que se limitan a llamarla "provincia", como si entre nosotros y Yucatán hubiera práticamente la misma diferencia que la que hay entre unas Chips de Barcel y unas papas Sabritas. . Guadalajara, hoy por hoy, sigue siendo ferviente creyente católica -hay que ver su catedral plagada de fieles durante las misas dominicales para entender su disparidad religiosa respecto a otros países como, por dar un ejemplo, los de la Unión Europea-. Guadalajara, hoy por hoy, tiene problemas de basura en sus calles, graffiti en sus muros e inseguridad en sus barrios. Guadalajara, hoy por hoy, pierde espectáculos de talla internacional a falta de más y mejores espacios de expresión artística y espectacular. Guadalajara, hoy por hoy, sigue siendo conservadora y puritana, aunque, ¡oh, bella sinrazón que nada entiendes!, sea Guadalajara, hoy por hoy, la capital gay de la República Mexicana. . Esta es la Guadalajara de hoy. Cosas que no cambian forman sus portales y canteras, y el rítmico fluir de los años baña sus parques y jardines, y llena sus fuentes. La Guadalajara de hoy quiere ser Capital Mundial del Libro en 2010, sede de los Juegos Panamericanos en 2010 y capital de la república el día que sea. Porque, por sobre todas las cosas, Guadalajara hoy sigue sufriendo un irreparable fracaso: es todo, menos la capital del país. . ¡Salud! (y felices 466)

5 comentarios:

Luis dijo...

eii qe Onda aguz oiie sorri x no fiarmarthe antez...
pero aki ztoii okaii... amm pues qe decirte qe la netha me agrado muhco tu log zkribes genial ii pienzo qe sigas asi lo tuyo ii zthO...
amm weno te dejo amigo zpero qe zthes muy bien ii qe hagas un metroflog o oqei jaja ... kuidate

Butterflied dijo...

Me ha gustado mucho como has descrito la ciudad... ¿Cuidad estaría bien dicho? :$ No sé, creo que le has puesto mucho sentimiento y que realmente la adoras...

Wendy Piede Bello dijo...

Sí ciudad, no cosmopolita, pero sí ciudad, pesada y amada ciudad. Sinceramente no querría que fuera la capital del país, porque estaría más poblada, más descuidada, con más manifesaciones, más contaminación, más delincuencia... yo no quiero eso, más bien quisiera una ciclovía para esta ciudad que me adoptó, como ati, sólo que yo no huía del narco, jajaja... o ¿sí?

Alejandro Bercini dijo...

Wow! 466 años después sigue siendo lo mismo de los mismo.
Llevo apenas 6 años en esta ciudad que también me adopto, soy sólo un hijo putativo de esta "ciudad" que podría presumir de ser la segunda capital de méxico, aunque en realidad no creo que tenga mucho de que presumir.
No hay inversión ni promoción a la cultura como debería ser, y la gente no tiene la cultura de disfrutar una exposición de fotografía, de pintura, de escultura, de ir al teatro, a la danza, de leer un buen libro, creo que prefieren los miércoles de 2x1 de cinépolis (y no es que tenga nada en contra del cine).

Ni hablar del "maravilloso" diseño urbano que fue realizado por unos tipo que se creen "ingenieros civiles" pero creo que no llegan ni a albañiles.

y podría listar millones de cosas más, pero no lo haré, por que la verdad es que Guadalajara me conquistó, la amo y la amaré a pesar de sus defectos, que importa que se inunde la ciudad cada verano, que construyeron las calles sin sistema fluvial aún a sabiendas de que en Guadalajara llueve mucho.
Que me importa si la gente es "mocha", que si la doble moral, que las nueces y las chingada, eso esta de más.

Amo Chapultepec, caminar por ahí en la noche, observar las exposiciones que ahí tenemos, visitar su tianguis los sábados por la noche, visitar alguno de sus cafés.
Disfruto mucho la via recreactiva, aunque no vaya muy seguido. Amo lo verde de la ciudad, sabiendo que existen ciudades más verdes.

En fin, así como hay cosas malas, también las hay buenas.

Salud brother! buena entrada.

Saludos desde neverland!

Gala dijo...

El dedo en la llaga, de los que están allá y yo aquí tan lejos de mi amada ciudad.

Yo la crítico mucho, jamás dejaré de criticarla, porque puede dar más, más de lo que nos ha dado, y mientras haya alguien inconforme seguirá creciendo y será tan bella como siempre.

Guadalajara llena de contrastes, desde sus mochas que después de misa de doce los domingos, van a comer a casa de la abuela y de allí corriendo al motel. ¿Alguien ha observado la entrada-salida de un motel los domingos por la tarde-noche?.

Llena de mochos, mochas y puritanos, pero a los que solemos visitar los antros gay; hemos podido observar que muchos viven el closet.

Pero yo la extraño y la extraño mucho, yo sé que muchos hacen todos los días porque la ciudad sea un lugar mejor, proyectos en pro de la cultura, unión familiar y apoyo a las minorías. El problema de ser una ciudad grande es que para no morir en la jungla solemos incluirnos y aferrarnos en un círculo. El día que nos demos a la tarea de explorar Guadalajara más allá de sus templos, zonas residenciales y centros comerciales; apreciaremos cosas increíbles (excelentes y patéticas).

La feria internacional del libro, el festival internacional de cine, el teatro Diana, el auditorio Metropolitanto, el hospicio Cabañas, el centro histórico…

Le faltan muchas muchas cosas, también le sobra mucha gente. Pero Amo Guadalajara y amar es aceptar lo bueno y lo malo, espero regresar algún día a mi hermosa y criticada Perla Tapatía, para seguirme quejando del tráfico, y de las lluvias, la falta de difusión, los gays…

Porque para mí tiene a mi familia, mis mejores amigos, mi casa, mis escuelas y un pasado hermoso; una Chapultepec que extraño, y una lista de etcéteras.

Guadalajara contrastes y alegría, que vengan muchos años para mi bella ciudad!!!

Gracias por el post Agus… el comentario más de nostalgia-corazón, que con puntos y comas… pero aquí quedó!