lunes, 21 de enero de 2008

Y se hizo la luz.

Ya era hora. Me traen mis informantes una noticia que me hace pensar que, después de todo, no están tan errados los que votaron por el PAN en las pasadas elecciones estatales para gobernador.
.
En primeras, durante la llamada Ruta Recreactiva -un programa que instauró la pasada administración tapatía para promover entre los jaliscienses el hábito del deporte y el sano entretenimiento y la convivencia familiar durante los fines de semana-, desde hace dos domingos, se han instalado en diversos puntos de la misma los llamados "Faros del saber". Dichos "Faros..." no irradian luz proveniente de una bombilla de hilo de carbón incandescente, ni con ellos se puede guiar a los barcos a buen puerto. No literalmente. Los "Faros del saber" son libreros, sí, libreros, leyó usted bien, lleeeeeenos de libros. Y la gente no nomás los ve al pasar, sino que ¡detiene las ruedas de sus patines y bicicletas, le baja el volumen a su I-pod y se pone a leerlos! Pues sí, sino, ¿qué chiste poner libros a disposición de un público que no los va a leer? Sí, y ha reunido buenos resultados. La gente llega, se aplana en los puffs que están preparados para la ocasión, toma uno de los libros, lee cuanto le place del material -eso sí, si agarra una Divina Comedia, o un Don Quijote, quizá no los alcance a terminar pues los faros apagan sus luces a las 12 del día- y luego deja el libro en su lugar. Y si de plano no le nace dejarlo ahí, pues se lo puede llevar, con la condición de que deje otro en su lugar. Osea, no se regalan, se intercambian.
.
En segundas, me dicen también mis informantes que este año (2008) será un año sumamente cultural para Guadalajara: con un presupuesto un poco menor, Actividades Culturales del Municipio ha decidido emplear todo en actividades que hagan llegar al público ausente de museos y teatros, obra y vida. Un hurra por Santiago Baeza y sus coordinados.
.
No sé a ustedes, pero a mí nuestro país, cada vez más ensimismado en sus telenovelas y menos dado a leer, me da mucha ansiedad. Si seguimos leyendo medio libro al año, al paso de diez ídems estaremos peor que Disneylandia, pero con menos Mickeys Mouses y más Tribilines. Es necesario que leamos, y ver que muchas personas están aprovechando recursos como los "Faros del saber" me llena de dicha y virtud.
.
¡Salud!

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Testin testin

Wendy Piede Bello dijo...

Sí, bravo por Santiago Baeza y no por su trabajo. Jejejeje.