miércoles, 16 de enero de 2008

Y los estúpidos, ¿a dónde vamos?

El título, es bueno iniciar aclarando, lo he tomado prestado -a consideración recelosa- a una columnista de nombre Myriam Vidriales, que tiene su espacio literario de expresión periodística en el periódico Mural.
.
Como imaginarán, y contrario a lo que suelo hacer con este que es mi espacio -y también suyo si me ayudan con los gastos-, hoy tocaré un tema que está sonando fuerte en las conciencias de los tapatíos y ha generado opiniones diversas entre el vox populli de estos lares.
.
Todo se debe, en mayor o menor medida, a que en días pasados el Gobierno del Estado de Jalisco anunció la destinación de una jugosa rebanada del presupuesto estatal a la realización -vía Televisa, claro está- de una telenovela que se filmará en nuestro -mío y suyo, si me ayudan con los gastos- estado occidental de la república mexicana. El título tentativo de la obra melodramática sería "Las estúpidas no van al cielo", y entre su fabuloso, estelar, multipremiado y talentosísimo elenco se encontraría Jacqueline Bracamontes, Valentino Lanús y Jaime Camil. No, no, pura virtud convertida en ser humano.
.
Dejando a un lado la conmosión -¿se escribe así o es conmoción?-que causó el aberrante hecho de que gobierno estuviera dando dinero a una empresa que, obviamente, no lo necesita, para promoción turística que, obviamente, necesitamos, mientras nuestras calles lucen baches, nuestros parques y jardines están plagados de basura y entre puentes peatonales, semáforos y señalizaciones dañadas y faltantes estamos llenando el saco. Es decir: Jalisco se promociona vía telenovela costosísima -50 millones de pesos, según me dicen mis informantes-, pero no es capaz de generar turismo gracias a la belleza del centro histórico de su capital, la limpieza de sus fuentes o el primoroso y eficiente sistema de recolección de basura.
.
Me dicen mis informantes, también, que otra gota que derramó el ya de por sí rebasado vaso, fue el título propuesto para la telenovela. Aquí, parece ser, quien puso el grito en el cielo fue el Instituto Jalisciense de las Mujeres -IJM, por sus siglas-, cuya directora dijo, le parecía, lo de "estúpidas" era demasiado "agresivo" para la "femeneidad" de nuestras tierras. Y, con eso que andamos como locos buscando la "equidad de género" -a mí ese término me suena más bien a argumento político para destinar presupuesto a obras y programas fantasma-, pues nos quejamos, y como nos quejamos tanto y tanto, y el lobo sopló y sopló, pues terminaron por cambiar a las "estúpidas" por "tontas". Osea, la misma gata nomás que no tan revolcada.
.
Da lástima. Yo no di mi voto por el PAN para las elecciones gubernamentales del pasado 2006, pero sé de muchos tapatíos que sí, y sé también que si a ellos les tocara ahora mismo votar por nuestro fragantemente estúpido gobernador, Emilio González Márquez, la mayoría se haría "el tonto".
.
De todos modos, yo no veo novelas, y cuando las veo, me gusta creer que, después de ellas, alguien con cerebro descubrirá que México necesita más pensamiento y menos tramas idiotas que, en el Cielo o el Infierno, crean al mismo pueblo ignorante y conservan sus voces calladas.
.
¡Salud!

No hay comentarios: