viernes, 18 de enero de 2008

Soy leyenda.

Por primera vez en la historia de este blog, voy a hablar de cine... Esperen, ¿dónde están los aplausos, los gritos de júbilo y la algarabía desbordante en los lectores? ¿No es acaso mi declaración detonante sinigual de la felicidad social absoluta? ¿No? ¿No he generado con la seguridad de mis palabras el más leve gesto de dicha y emoción? Bueno, como sea, escribiré de cine hasta que me canse.
. Se llama Soy leyenda. El slogan dice, sapientísimo como todo slogan: "El último hombre sobre la Tierra... no está solo". "Ándala osa", diría Homero Simpson. Pues sí, el hombre no está solo: con una Nueva York apocalíptica como escenario, acompañado por una recua de zombies más guapos que las concursantes de cualquier Miss Universo -hubo uno de ellos que, ciertamente, me trajo a la memoria a la tapatía Jackie Bracamontes-, el sobreviviente (interpretado por el siempre talentoso Will Smith) lucha por sobrevivir mientras los zombies le acortan la supervivencia. Está caón. Y si a eso le sumamos que, presto de ansias libertarias, el sobreviviente no hace más que matar zombies a lo idiota, aveces cazándolos para experimentar con ellos, pero siempre asesinándolos al final, pues la película se convierte en determinado momento en una mezcla entre La noche de los muertos vivientes y la primera generación de La Academia. Pura calida', ¿eda'? .
Me dicen mis informantes que Soy leyenda está basado en un libro cuyo autor de veras creía en el futuro desolador para la humanidad. Yo no sé, pero si seguimos creyendo que nuestra verdad es La Verdad, no nada más New York, sino París, Madrid, Nueva Delhi y hasta Chapala, acabarán siendo presas de algún virus, llamado según otra cinta de zombies -de mis favoritas- Exterminio (2003), "ira". Pues sí, lo evidente es lo evidente.
.
¡Salud!

1 comentario:

Alejandro Bercini dijo...

Acabo de ver esta película hace apenas 3 días, y para mi gusto, no es más que otra versión remasterizada de "la noche de los muertos vivientes" , "exterminio", "Resident Evil 1,2 y 3", etc. El tema no es original (evidentemente), y muy similar a lo ya antes visto. Pero el mensaje que trata de dar no debe pasar desapercibido. La medicina ha evolucionado de manera estratosférica, pero de la misma manera como lo ha hecho la medicina, también lo han hecho las enfermedades. Día a día nace una nueva enfermedad más peligrosa que la anterior. De seguro cuando descubran la cura del SIDA nacerá una nueva enfermedad aún más fulminante. El mensaje es, que a este paso, terminaremos destruyendo nuestro mundo "En menos de lo que canta un gallo". Triste, muy triste, pero hacia allá nos dirijimos a pasos agigantados si no hacemos algo para deterlo. El ser humano es el único animal con capacidad autodestructiva y que la utiliza con mayor frecuencia que lo deseado. ADemás, si continuamos con "bushes" al poder, nuestro fin llegará más pronto de lo imaginado.

Algo similar propone "El día después de mañana", que aunque no nos muestro un mundo post-apocalíptico con zombies, si nos muestra lo que sería de nuestro mundo de no cuidarlo.

En fin, me gustó de la película que jugaran un poco en el ámbito psicológico del protagonista, lo que le provoca la soledad (literalmente hablando).

En fin, Saludos desde Neverland.

P.S. Muy bueno tu blog.